Archivo diario: septiembre 19, 2011

Happy birthday to you!

Hoy si les dejo la canción pa’ que la bailen como la estoy bailando yo, mientras espero a que lleguen mi amir y la medianoche… conspirando! Serán cómplices de una treta, quiéranlo o no, me van a acompañar mientras planeo mi ardid, BUAJAJAJAJAJAJA! y hoy, por qué no? en honor de mi amorcito, vamos a darle un poco de color al blogg con algunas fotos… ACCIÓN!

http://www.youtube.com/watch?v=LLfQeZoWQh4

Pues esta treta comienza con un “happy birthday” o a lo cubano, “feliz cumpleaños”, ya que este es el evento en cuestión a punto de cuajar, son pasadas las 10 pm, llegando a las 11… y me apuro para terminar antes de que suene la llave en la cerradura y llegue el “tuti”, jijijiji! Les cuento que desde el viernes me amenaza un catarro que ni llega ni se va, mi me coge ni me suelta y se empeña en molestar a mi ‘delicada’ nariz… así que vayan tomándose su vitamina C antes de seguir ‘conspirando’ conmigo o terminarán ‘convaleciendo’ también, jejeje! Seguimos… ya la treta comenzó hace horas cuando le dije que tenía fiebre y me sentía mal – generalmente no uso mis catarros como armas pero bue, tenía que ir a comprar el regalo, no? – para tenerlo preocupadito, soy mala! Cuando llegue me haré la medio muerta, dando tiempo a que lleguen las 12 am. Entonces vendrá el zarpazo! 😉 Lo primero que haré será darle su “regalo” de cumpleaños, una simple postal diciendo que es “Mi alguien especial” y no es que no sea cierto pero esto viene por una corta anécdota – si se le puede llamar así -; al principio de nuestra relación él me regalaba postales muy bonitas que venden acá en las farmacias, en la sección de los regalos. Allí se encuentran las bolsitas ‘cómicas’ y los papelistos para envolver, las cintas y todos esos andariveles… me regaló como 3 o 4 antes de que tuviera la osadía de decirle que se lo agradecía, pero que no me gustaban las postales escritas por cualquier persona que ganaba un salario por escribir aquellas palabras y que eran reproducidas en masas para vender al por mayor. Él, comprensivo como siempre, entendió el mensaje y se dedicó mejor a escribirme mensajitos porpios en pedacitos de papel toalla y a dejármelos encima de su almohada al irse a trabajar… ESO SI ES ROMÁNTICO!  ❤

Entonces le daré unos cuantos besitos y le diré que le quiero mientras él me cuenta sobre cómo le fue en el trabajo y se guita los zapatos… entonces le rpeguntaré “tuti, tu me quieres?”, como siempre hago  – me gusta mucho pregntarle y no es que necesite saberlo, pues lo sé, pero suena tan lindo cuando lo dice! soy una curse! jajaja! -, y entonces le enseñaré el sobre… “Puede que después de todo… si te tenga algo escondido por ahí… ¡Búscalo!” y me dirá “tuti, ¿qué hiciste?”, preguntará con una sonrisa… “léelo”, le diré… y encontrará la notica… “Tic, toc, tic, toc… tiempo, tiempo, tiempo. ¡Se acaba el tiempo!”, invitándolo a adivinar cuál será su verdadero regalo…

Y será divertido verlo buscar por toda la casa, desde la sala a la cocina, hecho que aprovecharé para sacar el regalo escondido y ponerlo sobre la cama, mientras lo llamo “ven mi amor, no busques más”, jejeje! esto es divertido! Y  entonces examiará la bolsa y comenzará a quitar los infinitos papeles de regalo, desenvolviendo y desenvolviendo, hasta llegar al punto de impaciencia ese en que los ojos miran al otro y preguntan “puedo?”, con ganas de destrozar todo el envoltorio, jajaja! “adelante”… na’ mentira! él es meticuloso y tampoco son tantos papeles de regalo, era solo para crear clímax de escritora sensacionalista 🙂

Bueno, al final el regalo es un reloj pero ese no es el asunto y ese no es el mejor regalo, el mejor regalo es todo esto, el ardid, las fotos, el blogg, el quiero grande que le voy a dar cuando le diga “feliz cumpleaños tuti”… lo material no es lo importante aunque me siento feliz de haber podido darle algo mejor que una postal al menos esta vez…


Comenzando (via El Café de Nicanor)

Los invito a todos a que se pasen de vez en mes por este nuevo blogg… es de un muy buen amigo mío.

Él tiene acceso a Internet limitado y lo ayudo a subir sus cosas y a ordenarse; ambos aprendemos juntos 🙂

espero les guste lo que él escribe y lo disfruten tanto como yo…

Comenzando No sé cuándo aparecieron los zapaticos colgados en mi pared. Sé que yo no los puse, alguien lo hizo por mí y me contaron que los usé alguna vez. De un modo inexplicable, han llegado poco a poco a ser de mi cuarto el adorno o el pedazo más preciado y se han resistido a todas las renovaciones y desprendimientos. Ellos siguen allí, con sus suelas gastadas en quién sabe qué juegos. Cuando los limpio, pienso en lo pequeño que eran mis pies y en lo gra … Read More

via El Café de Nicanor