lo que nunca tuve – 3

Aquí llegué a vivir en un efficiency y en otro momento les abundaré en el tema. Es una especie de apartamentico, apéndice de una casa. Dependiendo del lugar y el precio puede ser solo un cuarto con baño o puede tener salita-comedor-cocina y hasta 2 cuartos. Tenía una camita individual en la sala y mi papá ocupaba el cuarto. Al tiempo fuimos a un apartamento hermoso que me encantó y obligué a mi padre a darme el cuarto máster con el baño dentro, pero seguí en mi camita pequeña y con apenas muebles dispares que mi papá tenía. Comencé a hacer planes de decoraciones pero la felicidad me duró poco. Al mes mi papá recogió y nos fuimos a otro apartamento, no tan lindo como el anterior pero con posibilidades también. Entonces comenzaron mis vicisitudes y mis problemas con él. Me fui de la casa y viví en otro efficiency más pequeño que el anterior y allí estuve casi un año; casi me vuelvo loca. Al fin, luego de mucho perseverar, me fui con mi amor a un apartamento que nos encantó, inmenso, limpio, nuestro (I mean, rentado por nosotros, jejeje!). Todo iba perfecto, compramos un juego de sala, una cama, acondicionamos la cocina completa, desde los electrodomésticos hasta todo lo demás. Pero entonces fue el sistema lo que nos jodió la vida.

Vivíamos lejísimo de trabajo y en turnos diferentes; la gasolina subió muchísimo y aunque podíamos pagar todo sin problemas, no podíamos guardar un centavo y en este país no se puede vivir así. Tuvimos que dejar ir el apartamento y volver a otro efficiency, en mejores condiciones, amplio, satisfactorio. En este no pudimos hacer nada porque pintamos el horrendo baño azul de beige y la dueña comenzó a fastidiar. Esa temporada terminó hace como dos meses, cuando vino la paz entre mi padre y yo y volvimos al apartamento de las posibilidades. Ya estas han bajado pues mi papá viviendo solo y despreocupado como es, ha hecho del lugar un pulguero…

Mi amor me ha llenado de sorpresas este mes. Cada semana es algo nuevo. Pintó, me hizo unos cuadritos muy lindos y puso unas fotos nuestras, decoró y compró unas mesitas de noche a juego con la cama… mi cuartico ahora es un sueño… aun faltan cositas, pero poco a poco lo vamos logrando. Anoche, acostados, con mi cabeza en su hombro, no pude suprimir unas lagrimitas y él me preguntó preocupado qué me pasaba después de él prepararme sorpresas y poner nuestro nidito lindo. “Es que nunca tuve un cuartico lindo y lleno de cositas mías”, le dije.

Puede que después de leer esto les parezca algo frívolo o hasta materialista, pero no es así. Nunca me he quejado de las condiciones en que la vida me hizo vivir. Nunca renegaré de mis orígenes; daría lo que fuera por dormir otra vez entre las cuatro paredes donde crecí y me crié. Pero siempre añoré tener un lugar mío y lindo, aunque humilde. Por eso lloré anoche, porque ya lo tengo.

Anuncios

Acerca de izmatopia

Everything about me was, is or will be written... you just have to wait and read. Ver todas las entradas de izmatopia

Tus notas a pie de página...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: