Se acerca el Fin de Año…

 

Aquí se les llama “Christmas” y son las Navidades.

En Cuba no se tienen este tipo de tradiciones. Por el fenómeno de la Revolución y las prohibiciones que hubo durante algunos años, la religiones católica y cristiana no son tan practicadas como en la mayoría de los países latinos e incluso aquí en USA. Se puede decir que el 50 % de la población cubana es agnóstica y un por ciento mucho más algo no va a la iglesia ni le reza a dios ni nada de esto, incluida una gran parte de creyentes. Otra gran parte es atea y entre ellos me encuentro. Me crié en una familia atea y con esto me refiero a mi madre, padre y abuela materna. Mi mamá es fácil de convencer así que digamos que es agnóstica pero mi abue y mi papi son completamente ateos, cosa que no tiene nada que ver con ser revolucionarios ya que mi abuela lo es y mi padre no. Es una simple cuestión de educación y la manera en que crecimos y nos criamos, con una gran parte de nuestra propia personalidad.

Además del bajo por ciento de religiosos en Cuba abunda la necesidad, sobre todo económica, que junto a esas prohibiciones que hubo por algunos años, nos enseñaron a no celebrar las navidades; al menos no en la magnitud ni de la forma que se hace en USA. En mi casa, por ejemplo, mis padres y yo, nos íbamos cada 24 de diciembre a una cena que hacía mi tía Amelia en la casa de mis abuelos paternos para toda la familia. Ella se pasaba el día cocinando y ponía todo, comida y esfuerzo; todo esto, con el sudor de su frente y el dinero que mandaba mi otra tía desde aquí para engordar la tradición familiar. Allí se comía de todo pues aunque la cosa se pasara mal el resto del año – cosa que en materias de comida no sucedía, en casa de mi tía Amelia siempre se comía bien y rico -, ese día, se le decía adiós a la miseria y nos sentíamos reyes – menos mi tía claro, que trabajaba como una mula la pobre -. Nos uníamos a veces hasta 30 personas y la pasábamos genial.

Para el 31, nos íbamos a casa de otro tío o amistad de mi papá… realmente no tengo muchos recuerdos del 31 pues mi mamá es una cocinera de supervivencia nada más, no es que le guste ni que cocine muy bien; ella resuelve y calienta, jajaja! Si recuerdo que en mi casa, como en casi todas las casas de Cuba, en fin de año se priorizaba el dinerito para comprarnos una mudita de ropa cada uno de nosotros 3. El cubano prefiere vestirse bien a comer, eso lo sabe todo el mundo; somos muy exigentes y nos gusta lucir bien. Mi papá era zapatero y nunca hubo carencias así que para el 31, siempre tuve, al menos, una muda de ropa y un par de zapatos nuevos.

Sobre los reyes magos, ya les dije. En mi casa no se creía en dios así que nunca me contaron de Santa Claus ni de los Magos, ni nada de eso. Mis padres venían de vender zapatos en la Feria del Curita y se aparecían con una bicicleta, unos patines o un atari, pero lo hacían cualquier día. No había fechas específicas de festejos, simplemente me llevaban regalos cuando se podía y cuando veían algo que les gustaba para mi. Realmente yo nunca pedía nada, me entretenía con cualquier cosa y prefería mataperrear en la calle – en el río o en los placeres -, antes que los juguetes sofisticados. Tenía un alma simple y libre; por suerte, aun la conservo.

Ya con 16 años y viviendo sola en mi casa, comencé a hacer mi propia cena de fin de año… pero esa es otra historia.

En Cuba tenía uno arbolito como de medio metro. Era muy pequeñito pero era mío y lo armaba en diciembre y lo desarmaba nuevamente en enero. Era bonito comprar bolitas de colores y ponerle las lucesitas y escuchar la musiquita. Era muy divertido! Aquí aun no he tenido el primero, espero el próximo año poder comprarlo y divertirme decorándolo.

Este espíritu navideño, esta costumbre si me gusta, porque le veo más sentido desde mi punto de vista de cubana. No me gusta festejar como los americanos; no creo en dios ni me gusta el pavo, ni creo que mi comida me la provea dios ni un carajo, pero el llegar al final de un año si me da alegría… esperar un nuevo año me da esperanza; no tiene nada que ver con dios, es simplemente una etapa muy linda del año donde uno se inspira para decorar, para poner un arbolito y pretender la nieve (ni nacimientos ni nada de eso) y hacernos regalos como en Cuba, que era la única época del año donde festejábamos y tirábamos la casa por la ventana dentro la posibilidad de cada cual. Pero es bonito por los niños que reciben un regalo (a veces el único regalo de todo el año) y porque se acaba un año y llega otro, eso a mi me da la fuerza de seguir y me parece algo muy lindo.

Estas costumbres quiero enseñarlas a mis hijos porque quiero que mis hijos sean cubanos y criarlos como cubanos, como me criaron a mi, sin suntuosidades, sin premios no merecidos, sin la malcriadez y la bobería de los gringos. Quiero que mis hijos sean como yo, que pasen un poquito de trabajo (entiendan lo que quiero transmitir) en conseguir las cosas para que sean humildes y trabajadores como yo. No quiero gringuitos que no hablan español y que odian o reniegan de todo lo cubano y latino, no quiero eso. Quiero que jueguen pelota en vez de PS3, que coman congris y carne asada con ensalada en vez de Mc. Donalds, que tomen agua y jugos naturales antes que coca cola, quiero que lean a Julio Verne en español antes que Harry Potter en inglés. Que sean mis amigos y me cuenten todo, que me busquen para hablar pues no quiero señales de STOP en sus puertas – dios los libre y los ampare! 🙂 -. Que sepan lo que es un reberbero y la libreta de abastecimiento, un bache y una tendedera, una antena de bigotes y unos chupa-mea’o. Quiero que amen y veneren a sus abuelitos como yo he hecho y seguiré haciendo con los míos. Quiero sepan de donde vienen sus padres y que respeten eso por sobre todas las cosas y aprendan a analizarlo y lo comprendan antes de pedir que le compremos una bicicleta o un Xbox. Quiero que estudien y saquen buenas notas para hacernos orgullosos a su padre y a mi, no para ganarse un regalo o un premio. Quiero que sean como yo, por eso quiero criarlos como me criaron a mi. Se que tengo que luchar contra un sistema y contra el universo para lograrlo pero quiero que mis hijos sean cubanos como yo y sufran y amen su cubanía como yo; no quiero que sean autómatas de este sistema productor de obesos y superficiales… es difícil pero al menos lo intentaré.

Tendrán su arbolito, sus regalos a fin de año, su cena criolla e historias de cuando yo era chiquitica y del mamey, dándole sabor a sus vidas. También les daré la opción de honrar el país en el que nacerán, pero sin olvidarse que nacieron de un vientre cubano.

Anuncios

Acerca de izmatopia

Everything about me was, is or will be written... you just have to wait and read. Ver todas las entradas de izmatopia

15 responses to “Se acerca el Fin de Año…

  • Carlos Efron Mur

    Del vientre cubano seguro saldrán unos niños hermosos, ni duda cabe. Ahora en como criar a los hijos y que sufrimientos o no deben tener es algo complicado que yo no quiero estar en tus zapatos, supongo que todo mundo debe ir de la mano de la tecnología y de las exigencias del entorno social y a cada uno se le da como educar a los hijos de acuerdo a lo vivido y con esto no digo nada, pero supongo que así más o menos son las cosas.

    Un día que hagas una cena criolla, me tienes que invitar.

    Algo entre todo lo interesante que nos contaste es lo que dejaste inconcluso y cuando algo se queda así el interés se despierta y uno quiere saber, te recuerdo:

    “Ya con 16 años y viviendo sola en mi casa, comencé a hacer mi propia cena de fin de año… pero esa es otra historia”.

    Cuéntanos esas historias, estoy seguro que tienes tantas cosas por contar pero o no quieres o no tienes tiempo o te las guardas celosamente. hay un mundo de historias. Por ejemplo, por qué vivías sola a los 16 y de que y como vivías, en fin tantas cosas…

    Un abrazo de otro ateo, que aprovecha la ocasión y festeja a lo grande, si nace Dios, si muere el año o si vienen los regalos, eso no es lo importante en mi caso, sino la ocasión de estar con la gente que uno quiere y darnos un poco de lo que somos. Es por ejemplo este un buen año donde los he conocido y voy aprendiendo a disfrutarlo, tú, cat, insomne, mar, camarero y algunos más que se me escapan. Felicidades a todos (y si tienen sexo no manejen, dicen que tener sexo es una droga muy poderosa)

    • izmatopia

      querido Carlos, todas esas historias ya están contadas… te quedaste – creo – en “Hoy no soy yo”, pero eoncotrarás varias entradas sobre mi infancia y mi vida de adolescente… solo debes seguir leyendo y adivinarás algunas cosillas… de todas maneras, no dejo de contar… no temas, no me guardo nada, no soy egoísta, pero como dices, el tiempo es poco. Se hace lo que se puede.

      Sobre la cena, ya conté, “Olimpiadas en mi cocina”…

      gracias por seguir viniendo, yo te lee, despacio pero lo hago.

      cuando sea escritora y pueda “vivir del cuento”, tendré más tiempo para gastarlo en letras… jajaja!

      me gustó que mencionaras a mi Ana que ya es nuestra y de todos.

      besos!

  • Carlos Efron Mur

    Aunque te voy leyendo a diario, y lento, se que existen historias que van dejando en mi imaginación otros paisajes, me puedes decir que ya esta contado, pero se que no, porque eres escritora y un escritor cuenta todo el tiempo la supuesta realidad como la recuerda y no como se supone que es, estoy seguro que escondes algo, la vida en la isla no es fácil eso tú lo sabes mejor que nadie, pero la vida fuera de la isla viendo hacia la isla me encanta y lo cuentas muy bien. En cuanto a la cena he leído las Olimpiadas, pero yo quiero que me invites a una cena criolla, amo los sabores de tu tierra en la que alguna vez estuve (siguiendo los pasos de un amigo), vivir del cuento es algo complicado, solo unos cuantos lo hacen, pero vivir en el cuento es algo que ya hacemos, solo es necesario hacer que los días tengan 25 horas o tal vez horas de menos minutos, uno se ajusta a esas cosas

    Ana, ya lo es todo..

    • izmatopia

      claro que quedan cosas por contar… pero vienen con algún recuerdo o algún momento especial en el que se me aparecen las anécdotas… te prometo seguir develándome ante ustedes tal como soy… ustedes que son tan honestos al leerme y comentarme, no se merecen más que la verdad.

  • Cat

    Uno quisiera criar los hijos de la mejor manera pero a veces -en este mundo globalizado- se hace imposible. Ellos ya nacen con carácter. Sin embargo mostrarles sin imponerles funciona. Mi hijo que es un adolescente, a pesar de haber crecido viendo a la mamá sentada siempre frente a las computadoras no soporta más de dos horas frente a una. Prefiere jugar con una pelota que con un Xbox y aprecia tanto la comida casera que como su mamá no cocina aprendió a hacerlo él. Hay momentos en que me prepara algo de comer. Es lindo ver que no lo ha permeado la tecnología y que es un niño tradicional a pesar de el mundo en el que nació.
    Todo se fue dando sin mucho esfuerzo, supongo que la nobleza se hereda, así izma que tus hijos heredarán la tuya.
    Es interesante ver como expones tus vivencias sin ningún reparo. ¡En horabuena!

    • izmatopia

      ay! tienes un bebé – obvio que ya es grande pero tu sabes, instinto maternal -. Qué lindo!

      claro que no le impondré nada a mis hijos pero si quiero ser la mejor guía para ellos y quiero sembrarles la semilla de sus raíces.

  • Cat

    Tengo un bebé, sí señorita. Mi “bebé” mide 7 centímetros más que la madre pero siempre será mi bebé 🙂

    • Carlos Efron Mur

      7 cm no son nada, se compensa con unos buenos tacones… creo que a todos nos gusta contar y dentro de esa honestidad de lo que somos debe ir algo de magia, de asombro, de esencia literaria, porque las realidades y verdades crudas no sirven de mucho, un beso para ambas. Hermosas a sus pies…

  • Cat

    Izma, no te encontré en el MSN entonces te dejo un saludo de Navidad aquí. Disfruta y pásalo bien al lado de tus seres preciados.
    Un abrazo!

  • Mar

    Seguro… fuera PSPs, enséñale pelota y no baseball, háblale de los muñequitos rusos, de los vecinos que piden sal a veces, a voces…
    Hazlo cubano.

  • camarero

    esta no es la primera vez que hablas de eso, de tus hijos y de cómo quieres que sean… felizmente o lamentablemente, siempre hay un momento en que los hijos deciden por sí solos y eso es progresivo en cuanto a la connotación de dicha decisión… primero escogen si quieren chocolate o fresa y luego habana vieja o miami… pero hay un centro, un eje, un núcleo que nos pertenece como adultos formadores y lo que seamos capaces de dejar ahí, permanecerá… tu tarea no es muy diferente que la mía, en todos los lugares hay miserias humanas y lo vanal sencillamente es menos o más sofisticado pero sigue siendo vanal… al menos a mí, me interesa mucho cómo será el ser humano que dejaré al mundo, cómo será por dentro, cómo serán sus sentimientos… eso más que otra cosa… porque de lo que si estoy seguro es que el amor se enseña… a amar se enseña y detrás de todo acto insensible, doloroso, indolente de un ser humano hay falta de amor…

    • izmatopia

      bello!

      “detrás de todo acto insensible, doloroso, indolente de un ser humano hay falta de amor…” sencillamente bello!

      es cierto que al final ellos tiran pa’ dónde les da la gana, pero la semilla se las plantaré… intentaré que sean seres humanos excepcionales… si no quieren serlo, ya eso no estará en mis manos.

  • camarero

    eso me lo dijo un amigo una vez… un amigo que sospecho es homosexual pero nunca se lo he preguntado pues no me interesa… me dijo que pensara en toda obra humana que cause dolor o pena, sea grande o pequeña, sea un papelito en la calle o un perrito abandonado o un dron bombardeando civiles o un documento negado o un derecho vulnerado o una ofensa o una mala palabra y dime si en el fondo, no es falta de amor… todos los problemas son por falta de amor…

    yo casi siempre soy polémico, hablo un poco, opino… aunque sea en la misma cuerda pero generalmente opino, digo algo… esa vez me quedé callado porque nunca había mirado el mundo desde ese punto de vista y es definitivamente una gran verdad…

    nunca se me ha olvidado ese momento…

Tus notas a pie de página...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: