Crónicas sobre mi abuelita – I

Mi abuela es una de esas mujeres excepcionales.

Sinopsis.

Ya sobre esto he hablado en otros posts pero debo repetirlo aquí ya que es parte de su historia y de su origen.

Mi abuela es la cuarta hija – si no recuerdo mal – de 5 que tuvieron en común su madre y su padre y de 10 que tuvo su papá; los otros 5 con su segunda esposa. Sus primeros hermanos fueron 2 varones mayores que ella (Luis e Isreal) y una hembra mayor (María) y otra menor (Ángela pero todos le decimos Masi). Los otros hermanos me son casi todos desconocidos pero recuerdo a mi tío Fifi (José), profesor igual que mi abuela y muy ilustrado y el otro nombre que recuerdo es Carlos; evidentemente me faltan 3 pero no son importantes para la historia así que, ni modo.

Mi abuelita se llama Águeda Antonia Sánchez Hérnandez y nació un 13 de noviembre de 1940 aunque la inscribieron el día 30. Los cubanos deben saber que era normal que estas cosas sucedieran por aquellos tiempos, ¿qué no sucede en Cuba? 🙂 Aunque no tengo la explicación de por qué algunos niños eran inscritos en el Registro Civil otro día que no fuera el de su nacimiento real.

En el 1940, el Municipio Amancio Rodríguez, donde nació mi abuela, formaba parte de Camagüey según la División Político Administrativa que ha sido cambiada varias veces. En la actualidad, Amancio pertenece a Las Tunas; mi mamá, por ejemplo, es tunera ya que en el 66 cuando ella nació, ya había cambiado la DPA de nuevo. Cuando se habla de este tema mi abuela se pone muy territorial porque “ella es camagüeyana” y no le discutan! La entiendo, yo soy sanfrancisqueña, sanmiguelina y habanera, no soy de Hialeah, ni de Miami y menos de Estados Unidos, aunque aquí vaya a vivir más de mitad de mi vida – con suerte – y me muera también.

Yo no recuerdo muy bien a mi bisabuelo, ni siquiera recuerdo su nombre – y esto es casi un sacrilegio ya que mi abuela lo adoraba pero ella y ustedes deberán perdonarme ya que no tuve mucha relación con él y murió siendo yo una niña -. Si recuerdo que estuvo senil muchos años antes de morir y que lo cuidaba una hija o la esposa de un hijo de su segundo matrimonio. Creo que incluso se escapaba de la casa y a veces lo ataban para tenerlo controlado, ¡qué horror! No quiero abundar mucho en este tema pues puede que sea producto de mi imaginación ya que no recuerdo bien y no tengo a mi abuela para que me corrija.

Mi abuela Celia si permanece clarita en mi mente (bisabuela pero siempre le llamé “abuela Celia”). La recuerdo altiva, delgada, con pocas canas, media loca, jajajaja! Mi abuela habla de ella con mucho amor y aun en las fechas señaladas se pone triste porque ya no la tiene; recuerdo que murió cuando yo tenía como 10 años. Abuela Celia tenía su cuarto y en él había una cama, un escaparate y muuuuuchos libros; no se podía caminar por la habitación de tantas cosas que se escondían allí dentro. Mi abuela heredó esa manía, la de guardar cachivaches.

Ya dije que cuando mi abuela era una niña, sus padres se separaron y mi bisabuela no podía tenerlos a todos consigo, así que se quedó con mi tía Masi y mi abuelita y sus hermanos fueron por un tiempo a vivir con tíos y abuelos. Mi abuela fue a casa de una de sus abuelitas (no recuerdo si materna o paterna) y permaneció un tiempo con ella. Sé que mi abuela se llama Águeda Antonia porque así se llamaban sus abuelitas. También me cuenta que cuando una de ellas murió – mentiría si digo cuál – se pasó muchos días encerrada en su cuarto, berreando y pataleando, sin querer comer ni bañarse ni ver a nadie.

Luego regresaron con la madre y ella terminó de criarlos a todos. Sé que cuando triunfó la Revolución mi abuela alfabetizó campesinos en su pueblo y estudió magisterio. Toda su vida se la pasó estudiando y luego de ser maestra, profesora, directora, metodóloga y 20 cosas más, siguió superándose y trabajó en una empresa textil. Cuando mi mamá tenía como 19 años se mudaron para Ciudad Habana y allí mi mamá conoció a mi papá, me tuvieron a mi y ellas hicieron su vida en esta nueva provincia. Mi abuela conoció a su último gran amor (fueron 3 y ya los conocerán) y vivieron una relación muy linda mientras duró. Luego se fue a vivir con nosotros en San Francisco y yo me volví el centro de su vida.

A grandes rasgos, esta es la sinopsis pero, como lo dice el título, esto va de contar crónicas así que, prepárense a conocer a mi abuelita Águeda.

Anuncios

Acerca de izmatopia

Everything about me was, is or will be written... you just have to wait and read. Ver todas las entradas de izmatopia

6 responses to “Crónicas sobre mi abuelita – I

  • camarero

    cómo tú sabes cosas de tus abuelos!… la familia de mi papá es de la habana y hace poco estuve por allá y le pregunté mucho a mi tío por mi abuelo paterno… porque lo conocí ya muy enfermo, en un sillón, con una sábana hasta su cintura padeciendo una terrible enfermedad… aprendí que a los niños es mejor tenerlos lejos de sucesos desagradables e impresionantes pues los marcan más que lo que uno imagina… yo puedo haber visto dos o tres veces a mi abuelo, no más, y nunca se me ha olvidado… pero el recuerdo que tengo de él era ese y quería saber más… supe entonces que era muy alegre, que cantaba tangos y música española y lo hacía muy bien, que era muy buen albañil y que era muy bromista…

    • izmatopia

      Tu primo recuerda una imagen de él con el abuelo Waldo pues cuando murió él era muy chiquito. Dice que él lo dormía en sus brazos y que en la imagen, el abuelo siempre vestía de blanco, con camiseta y tirantes. Me cuenta que él fue quien le reparó la casita a Marta y Tony. Me dice que gracias a sus dos abuelos ellos tenían donde vivir pues Pípere les dio la casa y Waldo la arregló. También me cuenta que en esa escalera de tus recuerdos, se escuchaban los pasos de su abuelo ya muerto y yo lo tomo a modo de mitos y leyendas de familia pero él me lo dice muy serio.

      Yo no recuerdo mucho de mis abuelos, de Aguedita si porque ella me crió y siempre estuvo conmigo. Mi abuelo materno, el padre de mi mamá murió en un accidente cuando ella tenía 13 años, no lo conocí. De los padres de mi papá también se poco y de oídas pues yo los visitaba con mis padres pero no conviví con ellos. Sé que mi abuelo Lorenzo siempre fue tremendo y que era un fascista con sus hijos y con mi abuelita Mirella. Ella era un pedacito de pan dulce, delgadita y consumida pues tuvo que criar a 8 hijos y mi papá me dice que es la mejor madre del mundo. Ambos murieron ya, él hace casi un año y ella cuando yo tenía 16. De mis bisabuelos maternos recuerdo solo detallitos, de los paternos no recuerdo nada pues no los conocí ni escuché hablar de ellos nunca; murieron cuando mi papá era pequeñito.

  • alejo3399

    es que uno tiene, o tuvimos, mucho tiempo durante los apagones y las vacaciones sin hoteles para hablar de esas cosas con los abuelos y abuelas, yo me sé mi historia antepasada pero no la cuento porque temo diluirme en la novela que no sé escribir. izma tú si te atreves, jejeje. un saludo.

  • Yurisander Guevara Zaila

    Muy buen blog, y sobre lo abuela, pues veo que es una persona muy importante para ti. La mía también lo fue, de hecho ha sido la persona más importante en mi vida. Saludos y sigue escribiendo cosas tan buenas.

Tus notas a pie de página...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: