Ese animal llamado Hombre – V

Tienes que saber como aceptar el rechazo y como rechazar la aceptación.

Ray Bradbury

De cortejos y citas

Como muchos saben yo vine a los Estados Unidos cuando estaba al cumplir 21 y llevo viviendo aquí un poco más de 3 años ya. Este cambio permanente de domicilio me hizo enfrentarme a nuevas culturas y a una nueva sociedad. El choque fue más fuerte dado que soy abierta en materias de sexualidad y, afortunadamente, tengo bien definido lo que quiero y lo que me gusta.

En Cuba, términos como “cita” no son muy populares ya que la situación económica, la idiosincrasia que caracteriza al cubano y muchos otros factores, nos han condicionado para no ser animales de reglas preconcebidas en materia de cortejos. Si, el cubano sale con su pareja potencial pero no es una ley el conocer chic@/invitarl@ a salir/ seguir saliendo/conocerse un poco/tener sexo. El cubano – y me refiero tanto a hombres como a mujeres – es más rápido y me atrevo a decir incluso, más hábil a la hora de “cuadrar” jeb@s.

Para mi, que soy una mujer muy práctica y sencilla, el tema de este lado del charco se vuelve un poco agobiante y hasta frustrante. Primeramente porque, en casi todo el hemisferio – esta regla si que no cambia – la mayoría de los hombres piensan que una mujer es “fácil” si se acuesta con ellos demasiado “pronto”. Todos saben lo que significa ese fácil y el pronto, pues depende del juicio de cada cuál. ¡Qué problema, eh!

Otro atenuante es que la gente no sabe lo que quiere. Le pregunto a cualquiera, “¿cómo sería la mujer/el hombre ideal para ti?” y la mitad te da una disertación que realmente no dice nada, reproduciendo el discursito generalizado de “que sea buen@, inteligente, blablablabla” y la otra mitad pues, simplemente, no están seguros. Precisamente por ese desconocimiento propio, íntimo y personal, muchas relaciones fracasan. ¿Cómo pretendes llegar a conocer a tu pareja si ni siquiera te conoces a ti mismo? Un poco fuerte, creo.

De este lado la gente se conoce en cualquier lugar, escuelas, centros laborales, lugares públicos y de esparcimiento; realmente no hay límites de espacio para conocer a alguien que te atraiga. Entonces yo me digo, “bueno, es fácil, simplemente le das tu número teléfonico y ya” pero no!! qué va! Eso me digo yo pero la gente piensa muy distinto y ahí es donde se enrolla la pita. Primero viene el dilema de “¿cómo me acerco?”, cosa que para mi es ridícula al extremo. ¿Cómo que “cómo”? ¡Pues, acercándose! Si todo en la vida fuera tan fácil como abordar a alguien que nos atrae y decirles: “Hola, mi nombre es X y tú me pareces una persona muy atractiva. ¿Te gustaría conocerme?”

Claro, yo soy mujer y para una mujer, objeto codiciado y perseguido ancestralmente, es muy fácil acercarse a un hombre, sabiendo que hay ínfimas posibilidades de ser rechazadas gracias a ese dicharacho que le oigo mucho a mi padre, “en tiempo de guerra cualquier hueco es trinchera”, jajajaja! Pero esa es una simple tontería machista que no debería regir en el siglo XXI. Y ya aquí nos vamos a las guerras de géneros y a métodos de defensa y/o venganza que han adoptado las mujeres contra los hombres tras tantos años de opresión y discriminación.

Si, lo admito, las mujeres son malvadas. Luego de tanto luchar por una igualdad – que sé utópica en muchos sentidos –  añorada y perseguida por siglos, las mujeres se vengan de los hombres, rebajándolos y despreciándolos, haciéndolos sufrir y esperar por sus favores sexuales. Pero bueno, ese no es el tema y supongo que eso es cuestión de cada individuo ya.

De todas maneras creo que uno debe ir con dos jabitas, la de ganar y la de perder, pero sobre todo, debe IR. La vida es muy corta para desperdiciarla deshojando margaritas y rezando en voz baja “me quiere, no me quiere”. Creo que el ser humano debe llenarse de orgullo, de valor y enfrentar la vida sin miedos. Si, muchos te rechazarán, imagínense, el ser humano es mezquino por naturaleza, pero la virtud está en seguir buscando y en encontrar al fin a alguien que se de la oportunidad de conocerte, de disfrutarte.

Pero bueno, donde estábamos. Aquí el rito consta de un número determinado de citas, que debe ser mayor de 3 por puro prejuicio, para poder llegar a tener sexo. ¿Quién no conoce referencias a “primera, segunda y tercera base” en las pelis americanas? Bueno, yo no sé bien cuál es la posición anatómica de casa base pero se traduce en el progreso con una chica: besos, caricias superficiales, caricias más íntimas, sexo. Y por un lado los muchachos luchando por perder su virginidad más por una cuestión de orgullo que de necesidad fisiológica y las chicas intentando conservarla más por falso moralismo y complejos psico-sociales que por voluntad propia, ya que arden en fuego, como todo ser humano sexuado.

Pero hablando de citas, según la wiki:

Durante las citas, las personas exploran la personalidad del otro, para descubrir si son compatibles y si podrían sostener una relación. Frecuentemente, si los individuos descubren que su compatibilidad es pobre o baja, la relación se termina. La información sobre la otra persona que se busca más a menudo incluyeactitudescarácter e integridad; etapa de crecimiento personal; expectativas; orígenes familiares, culturales y sociales; edad; hábitos; intereses; madurezfilosofía personal; preferencias y prioridades; opiniones políticas y religiosas; opiniones sobre el sexo, el matrimonio y los hijos; maneras de comunicarse; y situación financiera.

Y de ahí el pensamiento que se estila mucho acá y que es un derivado modificado y/o evolutivo de las prohibiciones bíblicas/religiosas de “no vivir juntos hasta luego del matrimonio”, JA! Por supuesto que esto lo considero una hipocresía y de aquí surgen problemáticas. ¿Qué se considera sexo? ¿Cuáles son los límites permitidos entre dos novios a la hora de demostrarse su “amor”? ¿Y dónde dejamos la convivencia? Pero claro, hay pecados más graves, como leerse la Teoría de la evolución de las Especies de Charles Darwin por ejemplo – considerado el mayor detractor de la biblia – O.O pero no hablemos de sexo y religión, para no complicarme la existencia 😀

En una discusión con un compañero de trabajo nacido aquí aunque de padres latinos, él explicaba que no hay posibilidad para él de vivir con su novia antes de casarse – y no se hablaba de sexo, en su “concepto personal de religión” simplemente el sexo antes del matrimonio es un problema menor – pues, según él, ya lo había intentado y no funcionó. Esta experiencia lo condicionó para creer que la mejor manera de conocerse y lograr que una relación funciones, evolucionando a un matrimonio funcional y feliz, es evitando convivir antes de llegar a este punto.

O.O Wtf…???? me dije yo, completamente cubanizada y de mente abierta, probada en la verdad irrefutable de que la única manera de acercarse a conocer a otra persona – hablando de la pareja – es conviviendo con ella. Y digo “acercarse” porque nadie llega a conocer completamente a otra persona, es imposible. Yo he tenido 3 relaciones serias en las que he vivido con mis parejas y créanme, sé de lo que hablo. No hay otra forma de crear lazos, de construir juntos, de delimitar los límites, de acoplarse y ajustarse al otro que conviviendo pero… quién le implanta esa idea en el cerebro a un gringo frustrado y en sus 13.

Con este ejemplo quiero llegar a que la sociedad condiciona mucho el comportamiento de los seres humanos. La religión distorsiona muchos conceptos que deberían ser íntimos, personales, propios de cada individuo. La cultura, la educación en las escuelas, los modelos a seguir que imponen los padres, “la moral y la ética” implantadas por la mayoría, la historia y muchos otros factores nos convierten en “bichos” aislados, llenos de complejos y de ideas preconcebidas, de tabúes y de trabas que no nos dejan vivir y obrar sin miedo al fracaso. Somos autómatas de un sistema que nos domina, nos manipula y nos mata.

A mi entender, algo tan simple, tan básico y tan antiguo como el cortejo no debería ser canonizado, beatificado ni prediseñado. Debería disfrutarse a plenitud como hacen la mayoría de los animales, con sus ventajas y desventajas, con sus heridas y sus alegrías. Deberíamos ser libres de tantas cuerdas mentales que nos atan, así las cosas serían más fáciles, más simples. ¿No creen?

Anuncios

Acerca de izmatopia

Everything about me was, is or will be written... you just have to wait and read. Ver todas las entradas de izmatopia

9 responses to “Ese animal llamado Hombre – V

Tus notas a pie de página...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: