Archivo mensual: mayo 2012

Fatalidades del corazón…

Llevo días con esta canción en la cabeza, es la preferida de mi hermana que es fanática de Arjona. Para Maday.

 Tarde (Sin daños a terceros) – Ricardo Arjona

Justamente ahora
irrumpes en mi vida,
con tu cuerpo exacto y ojos de asesina.
Tarde como siempre,
nos llega la fortuna.

Tu ibas con él,
yo iba con ella,
jugando a ser felices por desesperados,
por no aguardar los sueños,
por miedo a quedar solos.

Pero llegamos tarde,
te vi y me viste,
nos reconocimos enseguida,
pero tarde.
Maldita sea la hora
que encontré lo que soñé,
tarde.

Tanto soñarte y extrañarte sin tenerte,
tanto inventarte,
tanto buscarte por las calles como un loco,
sin encontrarte.
Y ahi va uno de tonto;
por desesperado,
confundiendo amor con compañía.
Y ese miedo idiota de verte viejo y sin pareja,
te hace escoger con la cabeza lo que es del corazón.
Y no tengo nada contra ellos,
la rabia es contra el tiempo
por ponerte junto a mí,
tarde.

Ganas de huir;
de no verte ni la sombra,
de pensar que esto fue un sueño o una pesadilla,
que nunca apareciste,
que nunca has existido.

Ganas de besarte,
de coincidir contigo.
De acercarme un poco,
y amarrarte en un abrazo,
de mirarte a los ojos
y decirte bienvenida.

Pero llegamos tarde.
Te ví y me viste,
nos reconocimos en seguida,
pero tarde.

Quizás en otras vidas,
quizás en otras muertes.

Qué ganas de rozarte,
qué ganas de tocarte,
de acercarme a ti y golpearte con un beso,
de fugarnos para siempre,
sin daños a terceros.

Anuncios

Y ganó Mar!!!!!!!!!!

Buenos chic@s, ya va siendo hora de dar los resultados del Concurso “El Buen Nieto”, no se crean que mi yoísmo me ha hecho olvidarlos.

Sepan que la ganadora indiscutible fue Mar, todo el mundo adoró a Oliva. FELICIDADES MAR!!!!!!!!!!!!!

Y sepan que el segundo lugar fue para Ley con su abuelita Carmen. FELICIDADES LEY!!!!!!!!!!!!!!!!!

A los demás, no importa que no hayan ganado, yo al menos me los leí a todos y por eso quise homenajearlos y alabarle a los abuelos. Todos son especiales y muy buenos nietos así que todos forman parte de los MIEMBROS ILUSTRES del CLUB del Buen Nieto!!!!!!!!!!!

Espero que si se les ocurre alguna idea loca como esta o si les da por seguir hablando de abuelit@s y cosas lindas, me llamen pues no me lo quiero perder.

FELICIDADES A TODOS!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Mar, Ley, Rafa, Kyn, Julio César, Nyliam, Carmen Luisa y Alejo.

ps: yo voté por Rafa, tengo que admitirlo, aquellos ojos verdes de Margot me enamoraron.

Besos a todos!


Lo que no se lleva el viento…

¡Salid de la memoria evocadora
con vuestro amor, pues tengo frío ahora!
Sabed todos que os llevo de la mano.

Vuestras sombras estallan como un mito
de vez en cuando aquí. Sois lo bendito,
hombres que me servisteis de verano.

Carilda Oliver Labra –
Hombres Que Me Servisteis De Verano

Instantes

2000 – Él, de ojos marrones, cabellos negros y una piel tan blanca y suave a sus escasos 11 años, me dejó sus labios rojos, adornados con una pequeña cicatriz en el superior.

2002 – Cabellos rubios, oro viejo y sucio, mejillas siempre sonrojadas; este me contagió de besos solo revividos en sueños pero esperados en silencio.

2003 – Otro de nariz aguileña, sonrisa burlona, aliento de cigarrillos y amistades peligrosas me convirtió a Villena y su religión, sin siquiera conocerlo; también me mostró que la vida cabe en una gota.

2004 – Quién me iba a decir que el hermanito de 14 años de un compañero de aula me sorprendería con besos y caricias de adultos en aquel banco de un parque; yo tenía 15.

2006 – Tecnológico, un 4to piso, 3er año y él me embriagaba con sus perfumes caros y me sofocaba entre sus brazos fuertes sin siquiera tocarme, susurrando barbaridades a mi oído mientras ambos nos deseábamos en silencio; nunca dimos ni un paso.

2008 – Mégano, ¿cuántas bocas en una misma noche? una, dos, tres, cuatro, cinco, seis… ya no recuerdo. Besos dobles, triples, cuádruples… pero me quedé con los de él y con su “EVIL” tatuado en los nudillos y el grifo del brazo derecho.

2009 – Honda Prelude año ’93, a 90 mph: mano, ingle, labios, dientes, piel, sudor, jadeos, lengua… semen. Pavimento bañado de lo que debieron ser seres humanos, huérfanos de esperanza a golpes de succión.

2010 – Present: Las confesiones duermen en mi y en ti.


Sobrecumpliendo la norma…

Bueno gente, les cuento que ayer rompieron el récord de visitas al blog. El día que más visitas había tenido fue de 180 y ayer llegamos a las 234, con 57 de los Estados Unidos, 47 de Cuba, 25 de España y 21 de México como los top 4… Eso me ha puesto muy alegre pues, como ya había constatado, mucha más gente de la que esperaba se enteró de mi cumple y me felicitaron, elogiaron y agasajaron ayer.

En el trabajo también sobrepasaron mis expectativas. En la mañana nadie lo sabía, solo dos o tres personas a las que les había comentado con anterioridad, pero para las 10 de la mañana, ya esas pocas personas habían corrido la voz y los otros, uno por uno, fueron llamando para felicitarme, llegando a mi oficina, deseándome un bonito día y celebrando mi look – me arreglé bonita ayer, traje los labios rojos de la fotografía al trabajo 🙂 -. Incluso el ingeniero de las computadoras que comparte oficina conmigo me hizo dos regalos: me instaló una pc nueva para mi y me trajo bombones, muy dulce de su parte. Me sentí feliz, la pasé bien y me asombré de que tanta gente se preocupara, fuera amable y hasta me apreciara.

Aparte de esas sorpresas tuve otras dos, más atesoradas por mi. Mi camarero me hizo un post expresamente para mi: Felicidades! donde me confesó que me compró un regalo que debo ir a recoger a Villa Clara tan pronto pueda. La bella y dulce Leydi me regaló también una botella compartida con Rodo y Carlos Luis y me llenó el muro de facebook de felicitaciones, además de llenarme de comentarios, besos y abrazos virtuales.

Otros regalos muy queridos fueron las dos llamadas de mi mami – aunque no estaba segura de si eran 23 o 24 o.O – y la llamada a mi abuelita linda. Los correos de Maday, Josh, la visita de Yusmel y Alicia, el dominó, el casino, la comida preparada por mi amor. Recibí muchas felicitaciones también en facebook, de Raúl, de Ley, de Carlos Manuel, Elaine, Mar, Mercedes, Charly y muchos otros amigos que no tienen blogs pero que me quieren y me leen también. Me sentí muy bien y la pasé feliz, me olvidé de los problemas y disfruté.

Fue un día bonito y superó en creces mis expectativas, lo recordaré siempre. Me quedaron un vestido, un perfume, un labial y el regalo de Julio César que no sé que es… pero más importante, me quedaron los besos – en mejillas, labios, lanzados, enviados, susurrados -, los abrazos, las felicitaciones, los deseos de prosperidad y el amor de todos a los que les importo.

Gracias a todos.


Culto a la personalidad y bien!

Mi regalo de cumpleaños, lápiz de labios ROJO!

Si, señoras y señores, ha llegado lo que han estado esperando como cosa buena desde hace tiempo… lo mejor, lo máximo, lo más bello, lo más estelar – sonido de tambor sostenido al estilo Circuba -: YO!!!!!!!!!!!!

Jajajaja! Bromas aparte y aunque si, haciendo un poquito de culto a la personalidad, les cuento que hablaré un poquito de mi, pero solo un poquito para no aburrirlos mucho.

Mi mamá conoció a mi papá a los 20 años y enseguida se empataron – nunca se casaron, soy una hija bastarda, tal vez esa sea la verdadera y subconsciente razón por la que no creo en dios, jejeje! -. Mi papá tenía otro hijo que había emigrado a los Estados Unidos y estaba desesperado por tener otro, no sentía que había hecho suficiente trabajo de padre aún. Mi mamá tomaba pastillas anticonceptivas pero él se las botó y ella, que nunca ha sido de una personalidad muy fuerte, enseguida quedó embarazada y con esto quiero decir que se dejó meter el pie, no que fuera virgen ni nada de eso.

Durante el embarazo hubo de todo, desde mi papá zorreando y emborrachándose por todo el barrio hasta mi mamá armándole escándalos conmigo de 8 meses dentro de su vientre. Pero bueno, esas cosas pasan hasta en las mejores familias y aunque debía yo nacer el 22, día desde el cual mi tío Tony y mi papá comenzaron a beber ya que era el cumple de mi tío, pero no, yo no quise e hice esperar a mi mamá – la pobre -, a mi papá y a mi tío – que se quedó con las ganas – hasta el 23 – casi 24 – a las 11 y pico de la noche.

Cuando tenía como 8 meses de nacida mi papá chocó de cabeza contra un contén – bueno, lo hicieron chocar – y perdió la memoria por unos meses en los que no recordaba quienes éramos ni mi mami ni yo, claro que no olvidó quien era la zorra del barrio y, amén de tener prohibidas las relaciones sexuales durante el proceso de recuperación – tuvo un derrame cerebral y su cráneo hoy en día sigue dividido en dos, no se murió porque vomitó todos los coágulos de sangre -. En esa ocasión fue mi almuercito el que aterrizó en la cara de la “amante”; mi madre definitivamente sabía cómo espantar moscas.

Y así, crecí entre peleas y discusiones y recuerdo pocos instantes felices o tranquilos en mi más temprana niñez, solo cuando estaba con mi abuelita y me inventaba gigantes y me dejaba coleccionar piedras preciosas. Y crecí, poquito a poquito, pero de eso ya he hablado suficiente… y me eamoré y comencé mi vida sexual y amorosa, pero de eso también he hablado suficiente. Y cumplí 23 un 23, hace 366 días y ya se me acaba mi número preferido mi día preferido.

Pero no importa, ya vendrán más y como no le temo a la vejez – solo a la chochera – pues bienvenidos serán.

Gracias por las felicitaciones, mañana les cuento con más detalles y les cuento sobre mis regalos 😀


Somos novios…

Nos amamos, nos besamos como novios. Nos deseamos y hasta a veces, sin motivo, sin razón nos enojamos.

Somos novios – Armando Manzanero

Complicada, esa era la palabra que mas usaba él para describirla, complicada y hermosa.

Se veían una vez por semana, con suerte dos, pero eran dos extraños fuera de aquellas paredes blancas y frías. Ella llegaba siempre sin prisa, como si tuvieran todo el tiempo del mundo y al entrar por la puerta se convertía en su novia. Ambos representaban papeles magistrales en sus vidas, la muchacha callada e inaccesible, el tipo apuesto y simpático; lo único que tenían en común era el deseo que todos sentían por ellos y sus vidas clandestinas y compartidas.

– Cómo te fue hoy mi amor? – preguntaba siempre él, sirviéndole un vaso de agua.

– Bien, aburrida como siempre -, respondía ella sentándose y acariciando la mano de él.

Entonces él salía a fumar un cigarro y mirar la lluvia caer, mientras ella lo acariciaba con sus ojos y dedos. Así conversaban un buen rato, siempre pretendiendo que tenían todo el tiempo del mundo, que eran novios, que todo era perfecto. Luego compartían una ducha caliente y ella se enjabonaba primero y luego lo observaba mientras él llevaba a cabo el ritual sagrado de asearse.

Después iban desnudos a la cama de y se tendían calmados, relajados, a mirarse, a aprenderse de memoria, a recorrerse con las respiraciones, a soñar que si eran novios y que todo era perfecto. Y el sueño se volvía realidad por unas horas mientras comenzaban los besos y las caricias y él le decía que quería “probar” y ella se llenaba de sonrojos y gemidos, de estremecimientos y vellos erizados. Él se volvía un depredador, despiadado, malicioso y la torturaba sosteniéndola de la cadera y abusando de la sensibilidad de su anatomía.

Y se amaban entre aquellas cuatro paredes blancas y frías y ella cerraba los ojos al tocar las puertas del clímax y el temblaba entre sus piernas. Eran engranajes que le daban energía a una maquinaria perfecta que no dejaba de funcionar. Entonces se vestían y recorrían su ciudad, tomados de la mano, como novios. Él le hablaba de tal restaurante y de lo delicioso que era tal plato y jugaban a decidir a cual entrar o simplemente miraban obras de arte a través de las vidrieras o se detenían a sentir la brisa en la cara mientras se sentían más novios que nunca.

Y así el tiempo volaba y ella tenia que partir y el ponía esos ojos que le desgarraban el alma y las palabras comenzaban a acortarse, a agolparse en las gargantas. El comenzaba a odiarla en el preciso instante en que ella decía “debo irme ya”, se odiaba a si mismo por odiarla, por amarla tanto, por tenerla y por no tenerla. Entonces ella partía y el quedaba solo, renuente a perderla, renuente a tenerla. Se convencía a si mismo de que no la tomaría máas, de que no la necesitaría más y se alejaba, se alejaba mucho en esos parajes sombríos a los que se llegaba solo a través de sus ojos de pantera.

Y a la mañana siguiente, cuando se volvían a cruzar, la mirada ya no era de pantera, la voz no acariciaba el pelo de ella, la intimidad había desaparecido y solo quedaba un frío “buenos días” que se decían por educación. El ya no estaba allí, ella ya no era su novia.

Pero en aquel silencio sepulcral que los rodeaba, los ojos de él la buscaban con sigilo, su nariz la olfateaba en la distancia, sus labios pronunciaban el nombre sin decirlo y cada noche se acostaba buscando su olor en su almohada. Mientras, el corazón de ella se desbocaba a escondidas, lo pensaba a todas horas y no podía dejar de decirle en susurros al viento: si, somos novios.


Soy y seré más mujer…

Soy mujer.

Lo soy por muchos motivos,

más allá de mis cromosomas,

de mis genitales y mi ADN.

Soy mujer

y no solo por mis cabellos largos,

ni porque me pongo vestido

o porque uso aretes y las uñas largas.

Soy mujer

cuando mis senos duelen por días

y mi útero sangra. Mi cuerpo se queja

y mis hormonas se disparan.

Soy mujer

a la hora de bailar en tacones

de cinco pulgadas, de lucir fresca

y hermosa, femenina y calmada.

Pero seré más mujer

cuando tus manos dibujen mi silueta,

moldeen mis caderas

y tu sueños compartan mi almohada.

Seré más mujer

cuando el silencio no exista,

cuando el tiempo se detenga,

cuando no nos separe nada.


Una carta de amor para mi…

Mi tuti y yo…

Este viaje comenzó hace exactamente 2 años y 4 meses y esto es algo de lo que he recibido en el camino; hoy desperté con estas letras en mi mesita de noche – que él escribió mientras yo dormía.

***

Mayo 16, 2012.

Si me preguntaran por qué te amo, tendría tantas respuestas o simplemente pudiera decir que te amo porque llevas una niña dentro o porque adoras a tu abuelita como solo tú sabes hacerlo, porque quieres mucho a tu mami y eres la mejor de las amigas, o pudiera decir que te amo porque ves la vida en colores, porque quieres en colores o simplemente porque cuando sonríes haces que se me olviden los problemas.

Podría decir que te amo porque has andado a mi lado sin detenerte aún cuando te ha agotado lo difícil y angosto del camino, porque me diste de tus fuerzas cuando a mi no me quedaban y tomaste de las mías, cuidadosamente, para no debilitarme. Podría decir que te amo porque sé que confías en mi, porque has apostado a nosotros a pesar de las piedras en el sendero.

Podría decir también, por qué no, que te amo porque te duele mi dolor, porque has llorado conmigo, porque disfrutas de todo lo que haces, porque escribes con pasión, porque todo te interesa.

Porque ves la vida desde un punto de vista al que pocos llegan, porque eres una mujer de buenos sentimientos, porque defiendes imparcialmente los derechos de los demás. Te amo por tu cadencia al caminar, porque eres ñoña y malcriada, porque haces unos frijoles negros pa’ respetar, porque te interesan los demás y te preocupas por ellos, porque te duele la desdicha ajena, porque sabes escuchar cuando es necesario, porque defiendes tus valores y pensamientos, porque eres independiente y fuerte aunque tú misma no lo creas.

Te amo porque conoces a la gente cuando la ves, porque miras de frente, porque te gustan los perritos y las mariposas, porque quieres darle a un niño abandonado una segunda oportunidad para tener un hogar y una familia que lo ame y lo proteja.

Te amo porque quieres que te construya con mis manos la casita de nuestros sueñois, te amo porque no pierdes la capacidad de soñar aún cuando la vida se empeñe en despertarnos.

Te amo porque eres de clave y guaguancó, porque eres verso, porque eres mi luz y mi sombra, te amo porque eres tú, la nieta de Águeda, la que entre gigantes y matas de mango jugaba a coleccionar piedras preciosas… y si no fuera suficiente para convencer a cualquiera, pues entonces le daría una razón más.

Te amo porque amarte me alimenta, me fortalece, porque amarte me lleva a luchar y aumenta mis ganas de vivir. Te amo porque amarte es lo mejor que me ha pasado.

Felicidades mi amor.