Un año sabático…

Quien ama a los hombres afianza a los hombres, pues él mismo desea ser afianzado; ayuda a los hombres a lograr éxito, pues él mismo desea lograr éxito.

Confucio

Ayer tuve la dicha de conversar con mi amor hasta la 1 de la mañana, cosa que no hacíamos desde hacía mucho tiempo. Ustedes saben, al inicio de las relaciones no es raro que te de el amanecer conversando, filosofando y arreglando el mundo junto a tu enamorado, pero cuando pasa el tiempo, ese tiempo dedicado a las largas charlas, a veces se ve empañado por el silencio y las causas son disímiles; no hablaré de ellas hoy.

Después de tratar un tema complejo y delicado que les dejaré para Asuntos Triviales ya que es perfecto para hablar allá, terminamos dialogando acerca de nuestros gustos y quedamos, ciertamente, en que somos bastante diferentes en el pensar. Yo le comentaba que había visto en Netflix un documental muy interesante sobre el sex appeal y la química entre seres humanos que abundaba sobre el papel que tienen los sentidos y el cerebro en estos procesos químicos que son la atracción y el enamoramiento.

A él le gustan mucho los documentales de animales, sobre todo de tiburones y le encantan la naturaleza y los deportes al aire libro. Le dije eso, argumentando que a mi, en cambio, me apasionaba el hombre y su psiquis. Entonces, atando cabos llegamos a la conclusión un poco discordante de que él es un naturalista algo materialista ya que, prefiere los lujos y la tecnología aunque disfrute la naturaleza los fines de semana. Yo, en cambio, soy más humanista aunque idealista también pues prefiero estar rodeada de personas y las comodidades las disfruto pero las cambiaría, gustosamente, por una buena aventura.

Entonces me vino a la cabeza un sueño que he tenido siempre, aunque no esté muy elaborado. Si yo fuera una persona adinerada – dígase rica o millonaria – me tomaría un año sabático conociendo el mundo y sus verdaderas y tristes miserias. Tomaría solo lo necesario, algunas ropas cómodas en una mochila junto a mi pasaporte y una tarjeta de crédito para las necesidades básicas, no para tener unas vacaciones de reina y me iría a África a conocer ese mundo que pocos conocen.

Hablo de tener dinero pues quisiera conocer muchos países pobres y ruinosos de África y Asia, convivir con sus habitantes, conocer sus culturas, incluso ayudar con las causas benéficas en casa lugar. Para hacer todo eso sin tener un trabajo estable, saltando de pueblo en pueblo, de frontera en frontera, habría de tener dinero para sustentarme, aunque repito, solo el necesario para lo imprescindible: comida, un techo bajo el cuál dormir y algunos cambios de ropas para poder seguir mi travesía.

Sería increíble, amanecer un día en el Sahara y al otro visitar las pirámides. Alimentar niños hambrientos o participar en el santo acto de limpiar los pisos de un templo budista. Caminar la muralla china o cubrir mi rostro con velos respetando el código de vestimenta en Irán. Sería muy interesante poder compartir con personas del mundo, con gente pobre y con gente necesitada. Conocer gente luchadora, simple, humilde. Llevarme un pedacito de cada lugar que visite y llenar mi alma de agradecimiento por haber tenido la oportunidad de nacer y vivir en lugares desarrollados, libres, salubres, con igualdad.

Supongo que sería una cura para muchas enfermedades del alma el ver con mis propios ojos a tanta gente en el mundo con muchas más problemas y problemas mucho más graves y urgentes que los míos, tan tontos y fútiles. No sé, pero sería algo que regocijaría mi alma.

Mi amor no coincidió; me dijo “ok, en lo que tu alimentas niños hambrientos en África yo me voy de safari a cazar leones”, jajajajaja! No es que él sea superficial, no lo juzguen mal. Él es un hombre increíble al que simplemente le hacen falta otro tipo de alimentos para su alma, solo eso. Si lo choteé un poco diciéndole que no podía creer que prefiriera matar animales antes que ayudar personas y se puso un poco bravo, aunque el sueño fue más fuerte. Balbuceando me dijo que si podría darle comida a los niñitos, pero solo por unos días pues, de ser ricos, debería regresar a su rancho en Arizona a montar sus caballos árabes O.O

ps: fue broma, como dije antes, él es muy bueno, solo que en estas cuestiones pensamos de maneras diferentes.

Anuncios

Acerca de izmatopia

Everything about me was, is or will be written... you just have to wait and read. Ver todas las entradas de izmatopia

One response to “Un año sabático…

Tus notas a pie de página...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: