Archivo diario: julio 13, 2012

Necesito tiempo…

Cuando comencé el blog pasaba por una etapa de mi vida difícil, caótica, depresiva… el blog me ayudó, me inspiró, de entretuvo, me alimentó. Escribir me dio vida, me hizo sentir útil. Desde septiembre de 2011 he escrito mucho; había mucho de donde sacar y aunque pasé por estados se sequía, siempre sucedía algo que me sugería historias, reflexiones, alegrías… siempre tuve algo que contar.

Es obvio que hace como 2 meses no escribo como antes. Lo real es que no he escrito nada y el blog sigue a flote gracias a las etapas más prolíficas, cuando se me acumularon hasta 10 posts a una vez y los guardé, para dosificarlos y tener siempre algo que publicar. Realmente, hace meses que no escribo ni una sola letra.

Dicen que cada escritor atraviesa una etapa de sequía creativa y supongo que la mía llegó ya. Se venía anunciando, sutilmente desde hace tiempo hasta que se me hizo evidente esta mañana. Ya no quiero escribir, ya no quiero leer, ya no quiero cometer errores, ya no quiero saber nada más. Le dije esta mañana a una amiga mientras le pedía perdón, “el conocimiento a veces nos hace infelices”.

Saber, saber lo que se supone que no sepa, lo que otros no quieren que sepa pero que no saben ocultar de mi, eso me está matando. Saber lo que quiero o no saber lo que quiero, saber lo que no puedo hacer. Saber mis limitaciones, saber lo que es la lealtad, saber lo que es el tiempo y verlo desvanecerse a veces y correr tan lentamente en ocasiones. Saber que me esperan, saber que no puedo llegar allí. Saber que me aman, saber que me perdonan, saber que confían en mi, saber que no puedo decepcionarlos. Saber todo lo que me hace infeliz pero no saber lo único que necesito saber, que deseo saber.

Sé lo que me está haciendo daño, pero no sé cómo evitarlo, no sé cómo salir de esta tormenta…

Tal vez esta no sea la solución a ninguno de mis problemas pero les debo consideración y respeto, a ustedes que me leen y que han tenido la amabilidad de no preguntar, de no quejarse cuando nada nuevo les cuento. Me voy.

Sin muchos dramatismos porque no me gustan, pero me retiro del blog por un tiempo – indefinido. Lo más probable es que vuelva pero no sé cuánto tiempo estaré ausente. Ya no tengo nada que decir, cuando las palabras regresen, también yo regresaré.

Perdónenme, no los abandono, solo necesito tiempo…


De ética, moral e histrionismo…

Aquel que no usa su moralidad sino como si fuera su mejor ropaje, estaría mejor desnudo.

Khalil Gibran

Me han dicho que no soy el modelo de moral que predico.

Esta afirmación me ha dado risa pues nunca he sido una persona muy moral que digamos, pero claro, la persona que me ha dicho esto no lo sabe, no me conoce y tal vez algunos de mis textos la han hecho pensar de este modo. Izma intenta ser un ejemplo de moral aunque no lo es, muy simpático ya que, soy bastante amoral.

Y no es que me moleste la moral pues, según la Real Academia de la Lengua Española, moral: Perteneciente o relativo a las acciones o caracteres de las personas, desde el punto de vista de la bondad o maliciaPero también  es un conjunto de facultades y valores de una persona o una colectividad que se consideran éticamente aceptables y esta es la parte que no pega conmigo. Aceptable? cuando entro en contacto con la palabra aceptable mi cerebro hace corto circuito pues aceptable entra en conflicto con otra palabra, tolerancia.

Entonces me viene a la mente también la ética: Conforme a la moral o a las costumbres establecidas. Y mi cerebro sigue sufriendo, experimentando un sutil aunque persistente dolor de cabeza que no me deja pensar claro. No es que yo sea contraria al pensar que rige al mundo pero, es que el mundo se va a la mierda! Cuántos de ustedes no se dan cuenta a diario que la moral y la ética no existen cuando están en su trabajo y ven a sus superiores comportarse, cuando van a un hospital y no reciben realmente el trato que merecen, cuando el sistema los aplasta sin que puedan mover ni un dedo o, simplemente, cuando ven que alguien ha sido engañado y deciden guardar silencio porque “entre marido y mujer nadie se debe meter”?

Si, definitivamente soy amoral y mientras la moral rija la conducta de los hipócritas y los viles mentirosos, seguiré siendo amoral. Al menos así, cuando haga algo incorrecto lo haré a consciencia, cuando sea egoísta solo estaré decepcionando a mi consciencia, cuando hiera, solo mis ojos me acusarán en el espejo. Cuando juegue con el destino, esperaré que el karma me golpee en el rostro, pero con dignidad pues al menos seré una persona maliciosa pero sincera.

No, definitivamente no puedo vivir mi vida basada en un modelo moral y ético que no ha funcionado nunca desde que existe. No puedo actuar pensando en la opinión que tendrán de mi los otros. He decidido vivir conscientemente, errando como todo ser humano, pero aceptando solo el juicio del ser más importante en mi mundo: yo misma.

Si no puedo satisfacer mis propias expectativas, si violo constantemente mis propios valores y no soy capaz de autoanalizarme y criticarme, de crecer, arrepentirme, de ser sincera conmigo misma y aceptar mis fallas… si no soy capaz de admitir que a veces soy cínica, despiadada, calculadora, cobarde, infantil, egoísta, miserable, desconsiderada, insensible, altanera, mentirosa, insegura, inconforme, ambiciosa, rebelde… si no soy capaz de admitir y vivir con el hecho de que soy imperfecta, cómo puede importarme lo que piense el resto del mundo?

El resto del mundo no me conoce porque la vida es un acto que protagonizamos y dirigimos nosotros mismos y los demás solo saben lo que nosotros mismos le sugerimos que crean.