Archivo diario: agosto 22, 2012

Acaso existe…???

El amor eterno no existe. A veces amamos el sentirnos amados, amamos que nos amen, amamos amar… pero en realidad, no amamos a los demás, no amamos a nadie. Si amáramos en serio, el amor no se acabaría, ¿no?

Tengo miedo, ellas están indefensas, solitas y tan lejos… y yo no puedo hacer nada. Había alguien muy bueno, según palabras de ellas mismas, que las cuidaba, que las quería, que se ocupada de ellas… pero ya no estará más. ¿Y qué haré yo tan impotente, tan atada de manos, tan lejos de todo y de ellas más? ¿Cómo sabré que estarán protegidas en las noches en un barrio tan malo? ¿Cómo estar segura de que no les faltarán las cosas básicas que necesitamos todos? ¿Acaso se sentirán tan tristes como yo?

Perdónenme, yo fui egoísta. A veces ser joven se convierte en una maldición que nos impulsa a buscar quimeras, utopías que finalmente encontramos y se evaporan al intentar tocarlas. Yo soy joven y me fui, me fui de el nido en el que ustedes me hicieron la mujer que soy y las abandoné. ¡Llevo tanto tiempo sintiéndome culpable!

Confieso que quería hacerte daño mamita mía, por no haber estado cada vez que te necesité, por cometer errores, por no comprenderme. Quise herirte yéndome de ti. Y tú abuelita, me convenciste de que vendrías conmigo para luego decirme por teléfono que no, que te quedarías lejos, que ni siquiera el amor que sientes por mi te haría dejar tu hogar. ¡Me mentiste! Sé que lo hiciste altruistamente, para que no me quedara. Tú también pensabas que aquí encontraría lo que buscaba.

¿Y ahora qué? Ahora ustedes me extrañan, me ruegan verme y yo no puedo hacer nada, no puedo porque hay cosas que están fuera de nuestro poder. Y ustedes envejecen, van muriendo poco a poco en el suelo que me vio crecer… y yo ya estoy muerta, desde que las dejé.