La pregunta del millón…

Todos los vicios, con tal de que estén de moda, pasan por virtudes.

Molière

La pregunta

Ella no fuma,

aún así la idea de encender un cigarrillo la seduce.

La visión de él, agazapado entre sábanas

la vuelven viciosa y descarada.

Se imagina el veneno gris pululando

y la figura larga y gatuna de él en las sombras,

retratada a través de la fina cortina de humo.

Aguarda y lo acecha,

desnuda luego de templar como dos fieras salvajes.

Y sigue pensando en el humo que la baña

y apesta sus cabellos sueltos y sudados

mientras aún palpita su entrepierna,

también húmeda aunque no de sudor.

La noche es larga y el sueño parece eterno.

Camina por el cuarto.

No hay cigarrillos en su casa, no hay alcohol.

¿Cómo coño mitigar entonces la necesidad de un vicio?

Enloquece, se encabrona y patea el colchón.

– ¡Levántate condenado! – le grita

y él abre los ojos con sueño, preguntándose:

“¿Qué mierda le pasa a esta ahora?”

Lo echa a patadas.

– ¡Vete! – y él recoge sus ropas aún sin saber qué diablos pasa.

Se pregunta cómo no puede dormir

luego de darle cinco orgasmos a una lunática.

Ella lo maldice entre dientes, aún insatisfecha.

Él se marcha con un grito de: ¡Loca! dando un portazo

y se pregunta: ¿Cómo coño se complace a una mujer?

Anuncios

Acerca de izmatopia

Everything about me was, is or will be written... you just have to wait and read. Ver todas las entradas de izmatopia

2 responses to “La pregunta del millón…

Tus notas a pie de página...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: