Archivo mensual: mayo 2015

Mi novio de la infancia se casa hoy…

“(…) sucede una cosa terrible:
lo he besado poco.”

Carilda Oliver Labra – Declaración de amor

Mi novio de la infancia se casa hoy. 

Hace mucho tiempo que me considero una adulta. Incluso desde antes de serlo. Aún así siempre me ha quedado algo de niña. 

Mi novio de la infancia se casa hoy y aunque yo nunca soñé con casarme con él, se siente raro. Tenemos la misma edad con diferencia de unos meses y todos me dicen que ya debería estar casada y con hijos. Incluso él me ha dicho que ya está listo para eso. Felizmente encontró a la persona perfecta. 

Mi novio de la infancia se casa hoy y creo que con su boda se ha muerto la idea del pasado. Se ha vuelto tangible el hecho de que se nos fueron los años y ya es tiempo de ser grandes. 

Mi novio de la infancia se casa hoy y yo, aunque me siento muy feliz, rememoro a Carilda y aquellos versos que dicen:

“(…) sucede una cosa terrible:
lo he besado poco.”

Me lleno de nostalgia porque mi novio de la infancia se casa hoy y no lo besé nunca. 


Qué me vas a enseñar vos?

  

Si te demoras,
si se te hace un nudo y no
vas a quedarte ciego;
si no vuelves ahora: infame, imbécil, torpe, idiota,
voy a llamarme nunca.

Discurso de Eva – Carilda Oliver Labra


Puedes tener 40 o 50 años,

Puedes tener mucho mundo a tu favor.

Incluso puedes tener métodos con tu nombre

Pero no eres ni en sueños más listo que yo.

Puedes haber acunado nínfulas en tus brazos,

Puedes haber domado leonas y panteras.

Seguro que también has causado estragos

Pero no tienes el poder que tengo yo.

Sabes el peso que tienen tus canas.

Usas tus armas siempre, experto luchador.

Pero yo tengo una caracola llena de tesoros

Y con ella puedo dominar el mundo, convertirme en Dios.

Con todas tus rayas de tigre viejo

No me asombras ni me asustas, no señor!

En mi lengua eres un trompo que da vueltas

Y te deshaces en gotas de sudor.

A este territorio caribeño

Hay que ofrecerle pleitesías y devoción.

No des un paso en falso o te desecho.

De veras, ¿qué me vas a enseñar vos?