Archivo de la categoría: Palabras

A veces…

guayasamin-nic3b1a-llorando-pintores-latinoamericanos-juan-carlos-boveri

Y lloro sin que sepas que el llanto mio
Tiene lagrimas negras
Tiene lagrimas negras como mi vida.

Lágrimas negras – Miguel Matamoros

A veces quiero hacerle daño a alguien pero enseguida se me pasa pues matar a un hijoeputa no va a erradicar todo el mal que hay en el mundo.

A veces quiero correr hasta que se me cansen los pies y me caiga y me revuelque por el sueño, vencida, cansada, porque a veces siento que no puedo más.

A veces no me levanto de la cama, solo cierro los ojos y miro entre mis sienes y la busco a ella para que me lleve a volar entre sueños diurnos y mariposas.

A veces me despierto linda, lindísima y solo quiero mirarme al espejo hasta que ya no me sienta linda más, hasta que me sienta fea fea y no me pueda mirar más,

A veces me sube el fuego por las piernas o me baja por el cuello y me quema cuando hace contacto en mi ombligo y se me mojan los labios y se me erizan los vellos.

A veces río a carcajadas hasta que lloro o hasta que me orino, otras, sonrío con los ojos o con los dientes porque soy feliz como los niños chiquitos.

Pero a veces, solo a veces y cuando nadie me ve, ni me escucha ni me siente, cuando ni siquiera me saben viva… lloro.


El orgullo no se come…

10577129_927915327224828_1659152397032430296_n
Aunque el orgullo no es una virtud, es padre de muchas virtudes.
John Churton Collins

Dicen los viejos que el orgullo no se come. Puede que sea cierto.

Desde chiquitica siempre tuve mucha vergüenza. Las veces que un maestro o vecino me regañó por alguna mal comportamiento – o por algún comportamiento normal de niños que los mayores sienten la necesidad mortal de reprochar -, siempre reaccioné con rubor y lágrimas. La vergüenza y la impotencia me hacen llorar con mayor facilidad que la alegría o infelicidad extremas.

Gracias a la vergüenza desarrollé un orgullo muy grande también. Una buena manera de no sentir vergüenza era actuando con orgullo. Desde pequeña, entonces aprendí a no pedir nada, a no rogar por nada, a ganármelo todo con esfuerzo y sacrificio en vez de con ruegos. Jamás he tolerado que se me tenga lástima.

Al ser extremadamente orgullosa, desarrollé a mi vez un amor por el éxito y la victoria. No hay nada comparable a saborear los frutos de tu propio esfuerzo. Cuando logro algo y sé que es todo gracias a mí, a mi talento, a mi entereza, a mi poder de pelear por lo que quiero, me siento invencible.

Por eso no tolero que me quiten los logros, que me apaguen los sueños, que me cieguen la vista larga. No puedo mendigar por mis victorias, no puedo arrastrarme por mis logros.

Es cierto, el orgullo no se come, pero lo que se come sin orgullo… sabe a mierda.


El lugar oscuro…

20140527-110303-39783155.jpg
Anoche me acosté con un hombre y su sombra.
Anoche – Carilda Oliver Labra

Me siento lista, estoy lista. Ese lugar oscuro me reclama. Quiero irme allí donde me tocas y se me eriza la piel que estaba adormecida. El lugar oscuro me llama y me preparo para no ver. Allí todo se manifiesta en sonidos, caricias y aromas. Al lugar oscuro voy ciega pues no hay nada que ver, sólo se siente.

En medio de esa oscuridad tus labios sólo existen en los míos y si dejas de besarme se tornan nada. En ese lugar oscuro todo huele a ti y a mi y todo suena a nuestras risas que rebotan en las paredes acolchadas. En el negro de ese abismo somos tu y yo y nuestros roces y sólo existe nuestra unión.

Estoy ansiosa por abrir las puertas y que la luz se consuma y quedar ciega por fin. Ya los ojos no nos harán falta. Solo las manos, los dedos y la carne serán protagonistas de una fiesta en medio de la nada. Tu voz hará de lazarillo para mis oídos y te encontraré con la boca abierta en flor para tragarte… como la oscuridad nos traga.

La luz no es necesaria. Cuando los sentidos andan alertas y voraces con sólo dos cuerpos basta.


Sólo me queda soñar…

144419_9467720_costrruyendo_20caricias_H175512_L

You give me the sweetest taboo
That’s why I’m in love with you
You give me, you’re giving me the sweetest taboo
Too good for me 

The Sweetest Taboo – Sade

Anoche soñé que un tipo sexy de nariz afilada me abría las piernas y me sobaba los labios pegajosos con sus dedos mientras yo reposaba de costado y metía mi lengua en la garganta de un adolescente de espejuelos y rizos negros.

Soñé con una puerta cerrada y un vacío en el estómago que denotaba miedo, miedo de ser descubierta por mi madre. Soñé que le decía, “yo soy soltera, puedo hacer lo que me de la gana” y ella amagaba por darme una bofetada por puta.

Luego pasé de los labios del adolescente a otros y este nuevo hombre me decía que me relajara, como si lo besara con mucha vehemencia y yo preguntándome, acaso existe otra manera de besar?

Los sueños son raros pero a veces nos suenan verdades que escondemos o temores que tenemos. Los sueños nos reprenden por los deseos reprimidos y por no complacernos al máximo.

Si, soy culpable y me debato con mis deseos y gustos pero no se puede tener todo en esta vida.


A nuestros viejos…

042187729_n

Mi abuela

Nuestros viejos no son eternos y aunque nunca pensamos en esas cosas, un día nos tendrán que dejar. Cuando hablo de viejos me concentro en los abuelos pues por mi edad, mis padres sin jóvenes y fuertes y me los imagino octogenarios.

Yo sé que todo el mundo no piensa igual pero al menos yo venero mucho a esos viejitos. Juro que se me enternece el alma cuando veo a un ancianito. Surten un efecto en mí que ni los bebés provocan. Y es que sobrevivir tantos años a esta vida de mierda, y sobre todo con tanta dignidad, es un acto heroico. Eso me merece mucho respeto.

Pero al final, la jodida vida se va llevando de poco en poco a todos esos angelitos arrugados a un lugar mejor, a decir de muchos, pero la verdad es que nunca se van. Se quedan en cada rincón de nuestra casas, en cada cuento de la niñez, en cada olor del pasado.

Y yo miro a mi alrededor y pienso que puedo sentirme dichosa pues mi angelito aún existe. Y allí está entre sus matas del patio, con sus libros y tarecos guardados, pensando en mí y en quién sabe cuántos más recuerdos que se le borran poquito a poco de sus oxidada memoria. Y yo estoy lejos y ella no quiere dejar su pedacito y por ley de la vida yo tengo que vivir caminando hacia adelante no hacía atrás.

Pero la quiero y la añoro y también pienso mucho en ella. Entre tantos otros sueños de un futuro que quiero, mis recuerdos del pasado, casi todos tienen su matiz personal. Casi toda yo soy un producto de lo que construyeron sus manitas viejas y doloridas. Casi todo lo que pienso viene de lo que me enseñó ella de la vida.

Soy quien soy gracias a mi abuela y no me veo en un mundo donde ella no exista pues el mundo lo inventó ella para mi. Larga vida a mi abuela y a todos los abuelitos del mundo, en su pedacito de tierra o en su pedacito de cielo.

Larga vida!!!

A mi amiga Thais y a nuestra abuelita Chuchita,
que descance en paz
y por supuesto, a mi abuela Águeda.


Hablando de justicia…

justicia

Es acaso la justicia ciega? Realmente las leyes nos protegen? O están diseñadas para controlarnos? Hasta dónde la ley es justa y dónde comienzan las fisuras? Llegaremos a tener un sistema judicial óptimo?

 

Más en “Los límites de la ley…” – Vía Asuntos Triviales


Martirios…

Close Up of Orange Flower

Te pones el vestido 
como la primera vez 
y se que te aguantas las ganas de sexo, 
de sexo entre tres. 

Aroma de jazmín – Polito Ibañez

Debajo de su traje Gucci ella esconde placeres que otras llamarían martirios. Detrás de sus gafas de intelectual y sus cabellos recogidos se esconde una tigresa en celo. Ella se mantiene profesional e inalcanzable durante 8 horas al día y juega a ser empresaria, estudiosa, la del doctorado y el “busy schedule” pero sus pezones no dejan de darle tirones a cada rato. Nadie sospecha su verdadera naturaleza de bondage queen. Nadie sabe que el dolor la excita, que es una ninfómana, que se encierra en el baño a tener orgasmos entre reuniones tediosas.

Su lencería sexy esconde una soga de seda que le amarra las tetas y le exprime los labios vaginales con cada paso que dan sus largas piernas, calzadas en tacones altos. Su tanga está siempre mojada de jugos y sus manos sudan un poco. Pero lo mantiene oculto. El sudor no la delata, el aroma a sexo que mana de su pubis y asciende por sus escote es solo para su propio disfrute.

Ella es una por el día y se suelta el pelo por la noche, cuando tiene sexo atada de sillas que penden. Ella habla en voz baja y relajada cuando explica sus ideas entre colegas y grita, gime y maldice cual prostituta barata cuando la penetran con artefactos que asustarían a la más osada.

Es dos mujeres en una y vive atada, pero lo disfruta.


Dámelo todo…

38446390_050743

“The woman is wild
A she-cat tamed
By the purr of a Jaguar”

Maneater – Hall and Oates

A mi me quieres como debe ser o te vas al carajo.

Ella es exigente y no se conforma con poco. Hay que besarla con furia y desgarrarle los labios. Pide caricias estupefacientes, de las que te dejan volcado y a veces no te deja siquiera tocarla. Ella no hace favores ni los pide, ella demanda atención y de la buena.

Aquí la que toma y deja soy yo.

Es volátil y agresiva. Es mimada y maternal. Es arrabalera y sutil. Ella sabe lo que quiere y sabe lo que NO quiere. No se encariña con la gente pues prefiere a los perros a las personas. No da migajas de amor pues no se enamora. Ella tiene un látigo con saliva en la punta y donde golpea deja marcas.

Conmigo es todo o nada.

Ella es un oximorón andante y los absurdos le manan de las caderas. Su andar marca un ritmo acelerado y convulso que mueve el piso y causa marejadas. Cuando llora la Luna se hace un lío y los cataclismos comienzan a arrasar hombres que se traga el mar.

Te quiero ahora o ya no serás bienvenido.

Ella conoce de palabras y las usa en su provecho. Perdona, amenaza y adula como mismo halaga. Es implacable y artera cuando quiere algo y es capaz de obtenerlo por la buenas o las malas. Es como un rayo que te pega y te destroza pero en ese momento sublime te llena de energía, de la buena, de la cruda.

Dámelo todo, lo quiero todo de ti.

Y no se refiere a flores ni bombones. Ella es del tipo de mujer que antes de pedir una estrella se la baja ella sola. Ella lo que busca es el significado de vida en cada piel. Ella solo quiere que le arranques las carnes a mordidas. Colecciona marcas violáceas en sus senos pero es difícil encontrar a quien las ponga allí. Ella solo quiere de ti ese traguito dulce de almíbares y sueños que provoca orgasmos y tsunamis en la pelvis.

Si no eres capaz de darlo todo me sobras.

(Oh-oh, here she comes)
Watch out boy
She’ll chew you up
(Oh-oh, here she comes)
She’s a maneater