Archivo de la etiqueta: Colores

Una carta de amor para mi…

Mi tuti y yo…

Este viaje comenzó hace exactamente 2 años y 4 meses y esto es algo de lo que he recibido en el camino; hoy desperté con estas letras en mi mesita de noche – que él escribió mientras yo dormía.

***

Mayo 16, 2012.

Si me preguntaran por qué te amo, tendría tantas respuestas o simplemente pudiera decir que te amo porque llevas una niña dentro o porque adoras a tu abuelita como solo tú sabes hacerlo, porque quieres mucho a tu mami y eres la mejor de las amigas, o pudiera decir que te amo porque ves la vida en colores, porque quieres en colores o simplemente porque cuando sonríes haces que se me olviden los problemas.

Podría decir que te amo porque has andado a mi lado sin detenerte aún cuando te ha agotado lo difícil y angosto del camino, porque me diste de tus fuerzas cuando a mi no me quedaban y tomaste de las mías, cuidadosamente, para no debilitarme. Podría decir que te amo porque sé que confías en mi, porque has apostado a nosotros a pesar de las piedras en el sendero.

Podría decir también, por qué no, que te amo porque te duele mi dolor, porque has llorado conmigo, porque disfrutas de todo lo que haces, porque escribes con pasión, porque todo te interesa.

Porque ves la vida desde un punto de vista al que pocos llegan, porque eres una mujer de buenos sentimientos, porque defiendes imparcialmente los derechos de los demás. Te amo por tu cadencia al caminar, porque eres ñoña y malcriada, porque haces unos frijoles negros pa’ respetar, porque te interesan los demás y te preocupas por ellos, porque te duele la desdicha ajena, porque sabes escuchar cuando es necesario, porque defiendes tus valores y pensamientos, porque eres independiente y fuerte aunque tú misma no lo creas.

Te amo porque conoces a la gente cuando la ves, porque miras de frente, porque te gustan los perritos y las mariposas, porque quieres darle a un niño abandonado una segunda oportunidad para tener un hogar y una familia que lo ame y lo proteja.

Te amo porque quieres que te construya con mis manos la casita de nuestros sueñois, te amo porque no pierdes la capacidad de soñar aún cuando la vida se empeñe en despertarnos.

Te amo porque eres de clave y guaguancó, porque eres verso, porque eres mi luz y mi sombra, te amo porque eres tú, la nieta de Águeda, la que entre gigantes y matas de mango jugaba a coleccionar piedras preciosas… y si no fuera suficiente para convencer a cualquiera, pues entonces le daría una razón más.

Te amo porque amarte me alimenta, me fortalece, porque amarte me lleva a luchar y aumenta mis ganas de vivir. Te amo porque amarte es lo mejor que me ha pasado.

Felicidades mi amor.

Anuncios

Some random talking…

La semana pasada tuve unos días verdaderamente fértiles… tengo preparadas varias cosillas que he dejado guardadas pues, siempre luego de una tormenta de inspiración viene la calma provocada por la sequía de ideas. Esa sequía no ha llegado ya que tengo varias ideas que no he podido llevar a letras – por falta de tiempo – aunque están latentes en mi memoria, pero puede aparecer en cualquier momento.

Las dos últimas entregas de Una niñita en La Víbora están pendientes de publicación y créanme que siento nostalgia pues no quiero que termine. Supongo que seguiré contando anécdotas de mi niñez viborence – será este el gentilicio? – aunque sin un orden específico; hay tantas cosas aún por contar! Pero mi trayecto desde 5to a 8vo grado finaliza ya.

También tengo dos cuentos coloridos, jajaja! No es algo que planeé, simplemente sucedió. El color rojo es el protagonista del primero que escribí y es un diálogo entre dos mujeres hermosas: El rojo en el espejo.

El segundo es mi cuento más tierno, más cotton candy (algodón de azúcar), más fresita, más rosa. Precisamente el color rosado es el protagonista y me inspiré en mi canción preferida del grupo Air, Cherry Blossom Girl – y así llamé el cuento -. Cuenta una historia mitológica y fantástica, una historia de amor al más puro estilo homérico, como sacada de Mitos y Leyendas griegas.

Esperando también están dos proyectos de cuento y digo proyectos pues no he escrito ni una palabra 🙂 pero ambas ideas me rondan desde hace tiempo. Una historia de misterio y asesinato que se llamaría El sastre y viene por un sueño bien gráfico y vívido que tuve. Fue algo muy simple y la mayor parte de lo que sería el cuento es producto de la imaginación pero las imágenes de mi sueño fueron las que me dieron la idea. Una torre muy alta, sensación de vértigo – muy vívida -, piezas de maniquíes en las esquinas, cortinas de tul blanco, sangre… como dije, solo imágenes inconexas pero muy interesantes.

La otra idea, El hacedor de religiones y supongo que se imaginarán por donde viene la idea. Un hombre muy inteligente que vive de crear y proveer a los necesitados una salida pura y natural a sus interminables problemas: fe. Este sería un cuento cínico y comercial en el que hablaría de la tarea básica del vendedor: convencer, usando las religiones como trampolín. Como dije, bien cínico pero aún se queda en ideas.

También quiero escribir un poema o cuento o lo que salga, inspirado en una escena de El paciente Inglés que me ha estado acosando últimamente. Esta peli me sale hasta en la sopa y la contemplación del Bósforo me apasiona; la idea me acecha. Ese huequito bendito y hermoso que algunos – yo no, desgraciadamente – llevan con tanto estilo y sensualidad me ha inspirado.

Y así, se me ocurren ideas que por falta de tiempo y paz corporal no llevo a término. Estuve – aún estoy convaleciente – enferma, si así se le puede llamar al malestar estomacal acompañado de nauseas y vómitos. Oh! algunos somos tan sensibles y flojitos! Habiendo tantas enfermedades incurables, terribles, torturantes y crueles en este mundo… y yo me quejo de un fútil empacho… pero bueno, esa frivolidad no me deja escribir… qué hacer? 🙂

No soy supersticiosa y por eso comparto mis ideas con ustedes, sé que no se quedarán solo en ideas por mencionarlas, soy positiva y la dieta blanda acompañada de descanso y la mente positiva alejarán lo que habita en mi estómago y no me deja ser yo, jajajaja!


Un monde rouge (Un mundo rojo).

Tu vientre es una lucha de raíces, tus labios son un alba sin contorno.
Bajo las rosas tibias de la cama los muertos gimen esperando turno.

Federico García Lorca

Rojo.

Peligro. Pasión. Abundancia. Buenaventura. Comunismo. Armagedón.

El rojo es el color de las batallas, rojo campo, roja cama.
Sábanas rojas bajo mi piel, tierra roja bajo tus plantas.
Salud en mis labios, rubor avergonzado en mis entrañas.
Signo de fertilidad femenina. De mi vientre la abundancia.

El rojo es el color de la gula. Manzanas,  tomates, cebollas, filet mignon.
Fresas seductoras, jugosos pomelos; el exótico color de tu lengua mojada buscando el Sur.
El color de la “femme fatale”. Rojos cabellos, lencería carmesí, stilletos de tacón.
Labios en carmín cual tierna cereza, uñas escarlatas, el vestido rojo bermellón.

Rojos tus ojos, inyectados de locura. Roja y prohibida rebelión.
Envidia roja, sangre en la herida. El color de la insatisfacción.
Rojos celos los de aquel que enrojece de ira, señales de peligro, banderas.
Señales como surcos, tatuajes naturales; así marcan tus dedos mis caderas.