Archivo de la etiqueta: Cumpleaños

Cuarto de siglo…

25 birthday monument

La vida está llena de fechas importantes. El primer año, el primer día de escuela, la graduación de 9no grado, los 15, el día de la boda, ect. Bueno, pues para mí el cumplir 25 años, llegar al cuarto de siglo, es muy importante. Siempre lo he esperado como algo especial. Cada vez que lo recuerdo le digo a mi tuti “cuando cumpla 25 me empiezo a echar cremas para no ponerme vieja”, jajaja!

Pues este cumple me lo pasaré en Cuba con mi familia. Desafortunadamente mi amor no está. Tampoco mi camarero, ni Maday ni Kike. Tendré solo a mi abue y mi mami pues los demás, por un motivo u otro no pueden llegarse a San Francisco el 23 de mayo.

Como ahora que me leen estoy en Cuba, no podré contarles cómo fue todo hasta este fin de semana pues las vacaciones me duran hasta el viernes.

De todas formas, aprovecho para mandarle felicitaciones a Rodo y al Carlos Luis de Ley. Los tres compartimos fecha 🙂

Un beso grande y espero encontrar esto lleno de felicitaciones cuando regrese o me pongo BRAVA!!!


Un día especial!!!

¡FELIZ CUMPLEAÑOS TUTI!

El año pasado, por estas mismas fechas, salieron dos posts especiales dedicados a mi amor. Hoy es el cumpleaños del hombre más especial de mi vida y quiero recordarles lo que escribí sobre él. ¡Dale, dale… ven conmigo a celebrar! y Happy Birthday to you!

Hoy será diferente pero igual estaremos él y yo. Recién nos mudamos y no conocemos a nadie aquí, nuestros amigos están todos lejos y trabajando y como no tenemos carro… iremos en la motico a buscar el cake de chocolate y haremos una comida para celebrar. Él aún trabaja, siempre le toca trabajar en su cumple, pero ya está al salir y yo lo espero con ansias.

Tienen que entenderme caballero, un día como hoy, hace 36 años, nació el amor de mi vida.

Feliz cumpleaños mi amor.


Hangover…

Julio 25, 2012.

Mientras estuve ausente…

Ayer (Julio 24) fue el cumpleaños de uno de los pocos amigos que tenemos de este lado del charco. Mi marido tuvo que trabajar hasta las 10:30 pero yo no así que me fui con mi amigo, su esposa, la tía que cumple años hoy y el cuñado a The knife, un restaurante argentino, tipo buffet, de carnes. La pasamos muy bien, entre comida y risas. Su esposa se va el día 31 para Cuba por 17 días y estaban tomando videos y haciendo fotos para llevarle a su familia.

No sé si saben que yo no bebo mucho. Hace unos años era una completa abstemia pero al llegar a este país comencé a educarme – muy levemente – en el arte de beber. Me gusta la margarita pero con 2 me estoy riendo una noche entera, jajaja! Ayer me tomé dos jarras de cerveza y 4 o 5 copas de vino tinto, que me pusieron mareadita y sensible.

Evidentemente no me emborraché, jamás me he emborrachado en mi vida, en primera porque no suelo beber y en segunda, porque las veces que lo he hecho nunca paso del mareito y la risa – o el llanto en este caso. Me metí al baño y simplemente comencé a llorar y lloré mucho pero no hasta calmar todas las ganas. No quería que nadie supiera que lloraba pues celebrábamos un acontecimiento feliz.

Supongo que el ambiente festivo, el viaje de mi amiga, estar sin mi tuti y el pensar en mi familia y todas esas cosas me hicieron flaquear. Terminé llorando nuevamente en los brazos de Alicia – la esposa de mi amigo y mi amiga -, mientras ella intentaba consolarme. Pensaban que estaba borracha y me atrevo a asegurar que el cuero que me espera además de las bromas, no serán fáciles.

Siempre he sentido aversión por la bebida o mejor dicho, por sus efectos. Crecí con un padre alcohólico, entre tíos, primos y un abuelo alcohólico. Eso me creó un trauma y siendo pequeña culpaba a la bebida, cuando realmente solo es culpable el consumidor. Por muchos años reusé beberme un trago de alcohol pero poco a poco crecí y aprendí a compartir, solo bebiendo lo necesario y cuando realmente lo deseo.

Pocas veces he bebido pero siempre recuerdo que me da por reírme. Esta vez me dio por llorar y por llorar mucho, con mucho dolor. Supongo que el alcohol aflora los sentimientos y estados de ánimo y al uno estar triste, eso es lo que refleja.

Al acostarme en casa mi marido comenzó a preguntarme por qué había llorado pero yo no quería hablar del tema. Apelé al sueño y lo dejé para irme con Morfeo. Sé que se molestó porque no entiende que a veces la mejor cura es el silencio, el olvido, no el hablar sobre lo que duele.

Y los dejo con dos fragmentos de mi libro preferido pues el otro día se lo presté a un amigo y le dije que era increíble que en un libro tan pequeñito hubiera tantas cosas, que siempre uno se encuentra algo referente a la propia vida. Espero les guste…

***

El siguiente planeta estaba habitado por un bebedor. Esa visita fue muy corta, pero hundió al principito en una gran melancolía:

 – ¿Qué haces ahí? – le dijo al bebedor, que encontró instalado en silencio ante una colección de botellas vacías  una colección de botellas llenas.

– Bebo – respondió el bebedor, con aire lúgubre.

– ¿Por qué bebes? – le preguntó el principito.

– Para olvidar – respondió el bebedor.

– ¿Para olvidar qué? – inquirió el principito, que ya lo compadecía.

– Para olvidar que tengo vergüenza – confesó el bebedor, bajando la cabeza.

– ¿Vergüenza de qué? – se informó el principito, que deseaba socorrerlo.

– ¡Vergüenza de beber! – concluyó el bebedor que se encerró definitivamente en el silencio.

Y el principito se fue, perplejo.

Los adultos son decididamente muy pero muy extraños, se decía a si mismo durante el viaje.

***

No pudo decir nada más. Estalló bruscamente en sollozos, Había caído la noche. Yo había soltado mis herramientas. Bien me burlaba de mi martillo, de mi bulón, de la sed y de la muerte. ¡Había en una estrella, un planeta, el mío, la Tierra, un principito para consolar! Lo tomé entre mis brazos y lo mecí. Le decía: “La flor que amas no está en peligro… Dibujaré un bozal para tu cordero… Te dibujaré una coraza para tu flor… Te…” No sabía cómo alcanzarlo, dónde encontrarlo… Es tan misterioso el país de las lágrimas.


Sobrecumpliendo la norma…

Bueno gente, les cuento que ayer rompieron el récord de visitas al blog. El día que más visitas había tenido fue de 180 y ayer llegamos a las 234, con 57 de los Estados Unidos, 47 de Cuba, 25 de España y 21 de México como los top 4… Eso me ha puesto muy alegre pues, como ya había constatado, mucha más gente de la que esperaba se enteró de mi cumple y me felicitaron, elogiaron y agasajaron ayer.

En el trabajo también sobrepasaron mis expectativas. En la mañana nadie lo sabía, solo dos o tres personas a las que les había comentado con anterioridad, pero para las 10 de la mañana, ya esas pocas personas habían corrido la voz y los otros, uno por uno, fueron llamando para felicitarme, llegando a mi oficina, deseándome un bonito día y celebrando mi look – me arreglé bonita ayer, traje los labios rojos de la fotografía al trabajo 🙂 -. Incluso el ingeniero de las computadoras que comparte oficina conmigo me hizo dos regalos: me instaló una pc nueva para mi y me trajo bombones, muy dulce de su parte. Me sentí feliz, la pasé bien y me asombré de que tanta gente se preocupara, fuera amable y hasta me apreciara.

Aparte de esas sorpresas tuve otras dos, más atesoradas por mi. Mi camarero me hizo un post expresamente para mi: Felicidades! donde me confesó que me compró un regalo que debo ir a recoger a Villa Clara tan pronto pueda. La bella y dulce Leydi me regaló también una botella compartida con Rodo y Carlos Luis y me llenó el muro de facebook de felicitaciones, además de llenarme de comentarios, besos y abrazos virtuales.

Otros regalos muy queridos fueron las dos llamadas de mi mami – aunque no estaba segura de si eran 23 o 24 o.O – y la llamada a mi abuelita linda. Los correos de Maday, Josh, la visita de Yusmel y Alicia, el dominó, el casino, la comida preparada por mi amor. Recibí muchas felicitaciones también en facebook, de Raúl, de Ley, de Carlos Manuel, Elaine, Mar, Mercedes, Charly y muchos otros amigos que no tienen blogs pero que me quieren y me leen también. Me sentí muy bien y la pasé feliz, me olvidé de los problemas y disfruté.

Fue un día bonito y superó en creces mis expectativas, lo recordaré siempre. Me quedaron un vestido, un perfume, un labial y el regalo de Julio César que no sé que es… pero más importante, me quedaron los besos – en mejillas, labios, lanzados, enviados, susurrados -, los abrazos, las felicitaciones, los deseos de prosperidad y el amor de todos a los que les importo.

Gracias a todos.


Culto a la personalidad y bien!

Mi regalo de cumpleaños, lápiz de labios ROJO!

Si, señoras y señores, ha llegado lo que han estado esperando como cosa buena desde hace tiempo… lo mejor, lo máximo, lo más bello, lo más estelar – sonido de tambor sostenido al estilo Circuba -: YO!!!!!!!!!!!!

Jajajaja! Bromas aparte y aunque si, haciendo un poquito de culto a la personalidad, les cuento que hablaré un poquito de mi, pero solo un poquito para no aburrirlos mucho.

Mi mamá conoció a mi papá a los 20 años y enseguida se empataron – nunca se casaron, soy una hija bastarda, tal vez esa sea la verdadera y subconsciente razón por la que no creo en dios, jejeje! -. Mi papá tenía otro hijo que había emigrado a los Estados Unidos y estaba desesperado por tener otro, no sentía que había hecho suficiente trabajo de padre aún. Mi mamá tomaba pastillas anticonceptivas pero él se las botó y ella, que nunca ha sido de una personalidad muy fuerte, enseguida quedó embarazada y con esto quiero decir que se dejó meter el pie, no que fuera virgen ni nada de eso.

Durante el embarazo hubo de todo, desde mi papá zorreando y emborrachándose por todo el barrio hasta mi mamá armándole escándalos conmigo de 8 meses dentro de su vientre. Pero bueno, esas cosas pasan hasta en las mejores familias y aunque debía yo nacer el 22, día desde el cual mi tío Tony y mi papá comenzaron a beber ya que era el cumple de mi tío, pero no, yo no quise e hice esperar a mi mamá – la pobre -, a mi papá y a mi tío – que se quedó con las ganas – hasta el 23 – casi 24 – a las 11 y pico de la noche.

Cuando tenía como 8 meses de nacida mi papá chocó de cabeza contra un contén – bueno, lo hicieron chocar – y perdió la memoria por unos meses en los que no recordaba quienes éramos ni mi mami ni yo, claro que no olvidó quien era la zorra del barrio y, amén de tener prohibidas las relaciones sexuales durante el proceso de recuperación – tuvo un derrame cerebral y su cráneo hoy en día sigue dividido en dos, no se murió porque vomitó todos los coágulos de sangre -. En esa ocasión fue mi almuercito el que aterrizó en la cara de la “amante”; mi madre definitivamente sabía cómo espantar moscas.

Y así, crecí entre peleas y discusiones y recuerdo pocos instantes felices o tranquilos en mi más temprana niñez, solo cuando estaba con mi abuelita y me inventaba gigantes y me dejaba coleccionar piedras preciosas. Y crecí, poquito a poquito, pero de eso ya he hablado suficiente… y me eamoré y comencé mi vida sexual y amorosa, pero de eso también he hablado suficiente. Y cumplí 23 un 23, hace 366 días y ya se me acaba mi número preferido mi día preferido.

Pero no importa, ya vendrán más y como no le temo a la vejez – solo a la chochera – pues bienvenidos serán.

Gracias por las felicitaciones, mañana les cuento con más detalles y les cuento sobre mis regalos 😀


Una carta de amor para mi…

Mi tuti y yo…

Este viaje comenzó hace exactamente 2 años y 4 meses y esto es algo de lo que he recibido en el camino; hoy desperté con estas letras en mi mesita de noche – que él escribió mientras yo dormía.

***

Mayo 16, 2012.

Si me preguntaran por qué te amo, tendría tantas respuestas o simplemente pudiera decir que te amo porque llevas una niña dentro o porque adoras a tu abuelita como solo tú sabes hacerlo, porque quieres mucho a tu mami y eres la mejor de las amigas, o pudiera decir que te amo porque ves la vida en colores, porque quieres en colores o simplemente porque cuando sonríes haces que se me olviden los problemas.

Podría decir que te amo porque has andado a mi lado sin detenerte aún cuando te ha agotado lo difícil y angosto del camino, porque me diste de tus fuerzas cuando a mi no me quedaban y tomaste de las mías, cuidadosamente, para no debilitarme. Podría decir que te amo porque sé que confías en mi, porque has apostado a nosotros a pesar de las piedras en el sendero.

Podría decir también, por qué no, que te amo porque te duele mi dolor, porque has llorado conmigo, porque disfrutas de todo lo que haces, porque escribes con pasión, porque todo te interesa.

Porque ves la vida desde un punto de vista al que pocos llegan, porque eres una mujer de buenos sentimientos, porque defiendes imparcialmente los derechos de los demás. Te amo por tu cadencia al caminar, porque eres ñoña y malcriada, porque haces unos frijoles negros pa’ respetar, porque te interesan los demás y te preocupas por ellos, porque te duele la desdicha ajena, porque sabes escuchar cuando es necesario, porque defiendes tus valores y pensamientos, porque eres independiente y fuerte aunque tú misma no lo creas.

Te amo porque conoces a la gente cuando la ves, porque miras de frente, porque te gustan los perritos y las mariposas, porque quieres darle a un niño abandonado una segunda oportunidad para tener un hogar y una familia que lo ame y lo proteja.

Te amo porque quieres que te construya con mis manos la casita de nuestros sueñois, te amo porque no pierdes la capacidad de soñar aún cuando la vida se empeñe en despertarnos.

Te amo porque eres de clave y guaguancó, porque eres verso, porque eres mi luz y mi sombra, te amo porque eres tú, la nieta de Águeda, la que entre gigantes y matas de mango jugaba a coleccionar piedras preciosas… y si no fuera suficiente para convencer a cualquiera, pues entonces le daría una razón más.

Te amo porque amarte me alimenta, me fortalece, porque amarte me lleva a luchar y aumenta mis ganas de vivir. Te amo porque amarte es lo mejor que me ha pasado.

Felicidades mi amor.


Después de la tormenta…

Mi relación cumple hoy 2 años!

Hay más fe en una honrada duda, creedme,
que en la mitad de las creencias.

Alfred Tennyson

(1809-1892) Poeta inglés.

Yo soy atea, completa y exorcisadamente 😉 pero si tengo fé. Mi fé es en los hombres, en la humanidad, en todo lo que somos. Supongo que solo aquellos que no son capaces de darse cuenta de la magnitud de lo que significa ser “hombre”, “humano”, “homo sapiens” conlleva, pueden creer que hay algo superior a nosotros allá afuera. La humanidad tiene miles de años y al principio el hombre nada sabía, todo le resultaba desconocido, todo creaba dudas y temores, todo era incierto. ¿Qué fue entonces lo que nos impulsó a descubrir? La curiosidad, el hambre de conocimiento, la fe en nosotros mismos.

Si el hombre ha tenido fe, en dioses, en milagros, en sí mismo desde que el mundo es mundo, ¿por qué habría yo de dudar entonces?

Creo que me daré una oportunidad y lucharé. Tendré fe en mi, en ti, en nosotros.

“Estás lista para un montón de cosas nuevas? Pues dame tu mano, dame tu ser y toma de mi lo que quieras. Te amo.”

Si estoy lista y… también TE AMO.

Amor, si, hasta en los tiempos del cólera. 


Happy birthday to you!

Hoy si les dejo la canción pa’ que la bailen como la estoy bailando yo, mientras espero a que lleguen mi amir y la medianoche… conspirando! Serán cómplices de una treta, quiéranlo o no, me van a acompañar mientras planeo mi ardid, BUAJAJAJAJAJAJA! y hoy, por qué no? en honor de mi amorcito, vamos a darle un poco de color al blogg con algunas fotos… ACCIÓN!

http://www.youtube.com/watch?v=LLfQeZoWQh4

Pues esta treta comienza con un “happy birthday” o a lo cubano, “feliz cumpleaños”, ya que este es el evento en cuestión a punto de cuajar, son pasadas las 10 pm, llegando a las 11… y me apuro para terminar antes de que suene la llave en la cerradura y llegue el “tuti”, jijijiji! Les cuento que desde el viernes me amenaza un catarro que ni llega ni se va, mi me coge ni me suelta y se empeña en molestar a mi ‘delicada’ nariz… así que vayan tomándose su vitamina C antes de seguir ‘conspirando’ conmigo o terminarán ‘convaleciendo’ también, jejeje! Seguimos… ya la treta comenzó hace horas cuando le dije que tenía fiebre y me sentía mal – generalmente no uso mis catarros como armas pero bue, tenía que ir a comprar el regalo, no? – para tenerlo preocupadito, soy mala! Cuando llegue me haré la medio muerta, dando tiempo a que lleguen las 12 am. Entonces vendrá el zarpazo! 😉 Lo primero que haré será darle su “regalo” de cumpleaños, una simple postal diciendo que es “Mi alguien especial” y no es que no sea cierto pero esto viene por una corta anécdota – si se le puede llamar así -; al principio de nuestra relación él me regalaba postales muy bonitas que venden acá en las farmacias, en la sección de los regalos. Allí se encuentran las bolsitas ‘cómicas’ y los papelistos para envolver, las cintas y todos esos andariveles… me regaló como 3 o 4 antes de que tuviera la osadía de decirle que se lo agradecía, pero que no me gustaban las postales escritas por cualquier persona que ganaba un salario por escribir aquellas palabras y que eran reproducidas en masas para vender al por mayor. Él, comprensivo como siempre, entendió el mensaje y se dedicó mejor a escribirme mensajitos porpios en pedacitos de papel toalla y a dejármelos encima de su almohada al irse a trabajar… ESO SI ES ROMÁNTICO!  ❤

Entonces le daré unos cuantos besitos y le diré que le quiero mientras él me cuenta sobre cómo le fue en el trabajo y se guita los zapatos… entonces le rpeguntaré “tuti, tu me quieres?”, como siempre hago  – me gusta mucho pregntarle y no es que necesite saberlo, pues lo sé, pero suena tan lindo cuando lo dice! soy una curse! jajaja! -, y entonces le enseñaré el sobre… “Puede que después de todo… si te tenga algo escondido por ahí… ¡Búscalo!” y me dirá “tuti, ¿qué hiciste?”, preguntará con una sonrisa… “léelo”, le diré… y encontrará la notica… “Tic, toc, tic, toc… tiempo, tiempo, tiempo. ¡Se acaba el tiempo!”, invitándolo a adivinar cuál será su verdadero regalo…

Y será divertido verlo buscar por toda la casa, desde la sala a la cocina, hecho que aprovecharé para sacar el regalo escondido y ponerlo sobre la cama, mientras lo llamo “ven mi amor, no busques más”, jejeje! esto es divertido! Y  entonces examiará la bolsa y comenzará a quitar los infinitos papeles de regalo, desenvolviendo y desenvolviendo, hasta llegar al punto de impaciencia ese en que los ojos miran al otro y preguntan “puedo?”, con ganas de destrozar todo el envoltorio, jajaja! “adelante”… na’ mentira! él es meticuloso y tampoco son tantos papeles de regalo, era solo para crear clímax de escritora sensacionalista 🙂

Bueno, al final el regalo es un reloj pero ese no es el asunto y ese no es el mejor regalo, el mejor regalo es todo esto, el ardid, las fotos, el blogg, el quiero grande que le voy a dar cuando le diga “feliz cumpleaños tuti”… lo material no es lo importante aunque me siento feliz de haber podido darle algo mejor que una postal al menos esta vez…