Archivo de la etiqueta: Enamorada

No estés lejos de mí…

15. No estés lejos de mí

Pablo Neruda

No estés lejos de mí un sólo día, porque cómo,

porque, no sé decírtelo, es largo el día,

y te estaré esperando como en las estaciones

cuando en alguna parte se durmieron los trenes.

No te vayas por una hora porque entonces

en esa hora se juntan las gotas del desvelo

y tal vez todo el humo que anda buscando casa

venga a matar aún mi corazón perdido.

Ay que no se quebrante tu silueta en la arena,

ay que no vuelen tus párpados en la ausencia:

no te vayas por un minuto, bienamado,

porque en ese minuto te habrás ido tan lejos

que yo cruzaré toda la tierra preguntando

si volverás o si me dejarás muriendo.


A salvo dentro de mí…

DIGITAL CAMERA

De todas las aberraciones sexuales, quizá la mas peculiar sea la castidad.  

Remy de Gourmont

Ella tiene una mente pródiga, encerrada en las mazmorras de sus sienes. No puede salir de allí, se auto-confina en las barracas de sus sueños. Solo entre las paredes mullidas del pensamiento se permite aquello que muchos asocian con el azul del cielo y llaman libertad. 

Allí dentro puede permitirse licencias que nadie comprende pero ella añora. Entre cortinas de ideas puede maquinar un mundo a su favor donde nunca es día o de noche y el clima bochornoso. Allí todo huele dulce como las frutas a punto de explotar de maduras, casi fermentadas de calor. Allí las superficies se sobran pero son inciertas; no hay camas ni mesetas, no hay hierva o grava. Todo está diseñado para dejar brotar el libre albedrío, todo es acción y reacción.

De vez en cuando se permite invitados con la única condición de dejar sus miedos en el umbral de la puerta. Pueden disfrutar de la algarabía de su hábitat por unos instantes, saborear el vino amargo que regurgita en sus gargantas sedientas. Y entonces les arma fiestas, les dedica todo su encanto de anfitriona centenaria y se llena de mañas para satisfacer caprichos escondidos y fantasías que distorsiona con el opio de sus besos.

Y aquel cae a sus pies, seducido por su boca que no se deja robar y queda embelesado con cada movimiento. El otro no sacia sus deseos reprimidos y se va a los bosques y ríos a violar ninfas y náyades con el único objetivo de descubrir en sus mágicas carnes el sabor que ella esconde detrás de tantas millas náuticas. Y esa, la de los ojos marinos viene a veces de visita y aunque no dice nada, aprieta sus dedos crispados para no agarrarse de sus senos a saciar su hambre de dudas. 

En su mente todos somos sexuales y libidinosos. En el interior de su fuerte no entran los prejuicios ni se permiten celos. Dentro de ella hay habitaciones suficientes para albergar a un regimiento de soldados abstinentes y siempre habrá suficiente amor para todo el menesteroso que venga a pedir. No se hacen concesiones, todos se merecen la misma pasión. No hay tratos especiales y no se aceptan pagas pero si orgasmos regalados. Los gemidos suenan a jazz embotellado y hacen eco cuando se logran escapar. 

En ese selecto club se celebran orgías y se reciben amantes solitarios pero también se cierran sus puertas y solo ella disfruta de sí misma. Entonces se le ve callada pero sus ojos reflejan el clímax de un interior satisfecho y palpitante. Aunque luego de cada etapa de egoísmo se queda con ganas de más y vuelve a recibir al que quiera entrar. Y los fornica sin bulla y sin prisa, de uno en uno, de dos en dos. Se transforma en súcubo e íncubo y destruye mitos a cabalgatas y en su interior se ahogan fuegos y tormentas sin las complicaciones del quedar enamorados. 

Allí no hay sentimientos, solo sensaciones y por eso no hay lágrimas ni bostezos.

Allí se nace, se vive y se muere en una fruición sin fin. 


El verano siempre vuelve..

mujer-de-fueg

Porque tú eres la espuma de ese río que nace en tus llanuras de verano y muere en mis crepúsculos de frío.

Laura Victoria

Hoy conversaba con una amiga y entre confesiones y casi lágrimas se me fue una frase que me gustó mucho. A veces uno escribe frases que parecen tejidas con seda y resbalan de los dedos al papel con tanta gracia que no pueden dejarse escapar así como así. Cuba me inspira esas letras a veces.

Le dije: “Yo era tan caliente allá, era como el clima, húmeda, sofocante. Este país de mierda vuelve autómata a la gente.”

Me gustó pues para mí es una verdad como un templo. En Cuba yo era un huracán alimentada de aguas tibias. En Cuba era libre, profana, llena de infiernos y dichas. En Cuba era feliz.

No existía el sueño, nada me cansaba, la energía desbordaba por mis poros de adolescente y me coronaba diosa del sexo en cualquier tarde de jueves, traspasando gemidos por debajo de las puertas, por cornizas y ventanas.

En Cuba siempre era verano para mis miembros inermes envueltos en semen y sábanas. Mi pelo siempre andaba enredado entre dedos de Adonis; también mis labios de Venus.

Allá todo era rapsodia, catarsis, orgasmos. La ciudad se me descubría multisexual, putona, decrépita, con su maquillaje del siglo pasado, luciendo toda sucia y marginada pero venerablemente sabia.

Y yo corría, bailaba, gritaba al viento, soltaba lágrimas saladas, me retorcía de gozo. La vida era un carnaval y yo era feliz así, profana, impía, libertina hasta los huesos. Los días me dolían solo en la memoria porque se escabullían sin ruido, como amantes viejos.

Ahora que cambié mi carta náutica, que mi domicilio no concuerda con mis sueños, amén de seguir en el caribe el hielo me persigue por estas tierras sin dueño. Ahora me lleno de telarañas y de polvo como muñeca gastada cuando en alguna época fui una marioneta de lujo, de una novedad aterradora.

El presente se me estanca en charcos dentro del corazón, se me adormece el espírito; soy fiera… domada. Las angustias se me juntan y construyen un muro entre yo y mi verdad. Poco a poco desaparezco, dejo de ser y me convierto en versos ajados por la melancolía del olvido y el recuerdo.

Aunque a veces mis muslos se tensan y mis senos se yerguen. A veces mi interior explota al beberme un trago. Y entonces comienzo a sentir nuevamente la sed felina, el deseo corrupto, la ilegalidad de estar aun viva.

A veces, solo a veces el verano vuelve a mí con su rocío pegajoso y me regala el clímax de una sonrisa de sudor.


Un día especial!!!

¡FELIZ CUMPLEAÑOS TUTI!

El año pasado, por estas mismas fechas, salieron dos posts especiales dedicados a mi amor. Hoy es el cumpleaños del hombre más especial de mi vida y quiero recordarles lo que escribí sobre él. ¡Dale, dale… ven conmigo a celebrar! y Happy Birthday to you!

Hoy será diferente pero igual estaremos él y yo. Recién nos mudamos y no conocemos a nadie aquí, nuestros amigos están todos lejos y trabajando y como no tenemos carro… iremos en la motico a buscar el cake de chocolate y haremos una comida para celebrar. Él aún trabaja, siempre le toca trabajar en su cumple, pero ya está al salir y yo lo espero con ansias.

Tienen que entenderme caballero, un día como hoy, hace 36 años, nació el amor de mi vida.

Feliz cumpleaños mi amor.


It’s never to become…

Sally’s Song – Amy Lee 

I sense there’s something in the wind
That feels like tragedy’s at hand
And though I’d like to stand by him
Can’t shake this feeling that I have
The worst is just around the bend

And does he notice my feelings for him? 
And will he see how much he means to me? 
I think it’s not to be

What will become of my dear friend? 
Where will his actions lead us then? 
Although I’d like to join the crowd
In their enthusiastic cloud
Try as I may, it doesn’t last

And will we ever end up together? 

(music)

And will we ever end up together?
No, I think not, it’s never to become
For I am not the one


Lo he besado poco…

Un beso legal nunca vale tanto como un beso robado.

Guy de Maupassant

Declaración De Amor – Carilda Oliver Labra

Haz el amor, no la guerra…

Pregunto si llevo corazón
cuando despierto el peligro entre sus muslos,
si me equivoca
cuando preparo la única trinchera
en su garganta.

Yo sé que la guerra es probable;
sobre todo hoy
porque ha nacido un geranio.

Por favor, no apuntéis al cielo
con vuestras armas:
se asustan los gorriones,
es primavera,
llueve,
y está el campo pensativo.
Por favor,
derretiréis la luna que da sobre los pobres.

No tengo miedo,
no soy cobarde,
haría todo por mi patria;
pero no habléis tanto de cohetes atómicos,
que sucede una cosa terrible:
lo he besado poco.


*I just wanna make love to you…

Para mejor disfrute de lo escrito, intente escuchar la canción mientras lee…

I just wanna make love to you – Etta James

Y sin más comienza él su arenga justiciera, vindicadora, cabría… y mis oídos se llenan de oprobios sin pronunciar mientras sus mejillas se tornan carmesís. Y su voz, sensualmente se convierte en jazz…

/I don’t want you to be no slave;/

Y sus labios balbucean palabras inteligibles que se pierden en el viento, rozando mi rostro con la forma de su aliento viril… lo único que mis sentidos experimentan a estas alturas…

/I don’t want you to work all day;/

Y sus manos mimifican gestos impronunciables, irreproducibles, onerosos pero yo solo escucho la voz rasgada que canta en mi oído…

/But I want you to be true,
And I just wanna make love to you./

Un golpe en la mesa, seco, sordo…

/…Love to you…Ooooohhooh…/

– ¡Escúchame!

/…Love to you…/

– ¡Te estoy hablando!

/All I want to do is wash your clothes;
I don’t want to keep you indoors./

– Te escucho – digo con la voz engolada…

/There is nothing for you to do
But keep me makin’ love to you./

Me miras con esos ojos de fuego y me odias porque sabes que no te escucho…

/…Love to you…Ooooohhooh…/

Yo te deseo…

/…Love to you…/

Te levantas y caminas como un loco…

/And I can tell by the way you walk that walk;/

– ¡No se puede hablar en serio contigo!

/I can hear by the way you talk that talk;/

Y me odias de nuevo, pero yo te deseo incluso más…

/I can know by the way you treat your girl
That I can give you all the lovin’ in the whole wide world!/

Me levanto y voy donde estás…

/All I want you to do is make your bread!/

– ¡No! No vengas a sonsacarme – dices molesto.

/Just to make sure you’re well-fed!/

– Bésame anda – te ruego.

/I don’t want you sad and blue!/

Te sigues negando, caminas hacia atrás… te toco.

/And I just wanna make love to you./

Te dejas tocar pero aún reniegas de mis labios…

/…Love to you…Ooooohhooh…/

Te abrazo, aprieto tu carne…

/…Love to you…Ooooh./

Te beso… y el saxo me embelesa… y me sacio de saliva, me embriago de ti, te dejo seco, te bebo a sorbos, te degusto a fondo sin detenerme.

/And I can tell by the way you walk that walk;
And I can hear by the way you talk that talk;
And I can know by the way you treat your girl/

Me besas de vuelta, aunque aún estás tenso, majadero.

/That I could give you all the lovin’ in the whole wide world!/

Me agarras de las nalgas y me subes a tu cintura…

/Oh, all I wanna do – All I wanna do is cook your bread!
Just to make sure that you’re well-fed!/

La pared es nuestro límite, mientras me muerdes el cuello y yo meso tus cabellos…

/I don’t want you sad and blue,
And I just wanna make love to you./

La ropa vuela…

/…Love to you…Ooooohhooh…/

Finalmente te convencí…

/…Yeah, love to you…Ooooh./

Si, te convencí…

/…Love to you…/


Una niñita y el Fútbol…

De nada sirven mis goles si España no es campeón del mundo. 

David Villa – Sudáfrica 2010

Yo recuerdo haber puesto el tv una vez por allá por 1998 (tenía yo a penas 10 años y ya vivía en La Víbora con mi abuelita) y maravillarme al ver a muchos hombrecitos pequeños y coloridos correteando detrás de un balón negri-blanco que no se detenía. Apelé a mi padre y su sapiencia deportiva para que me dijera qué era aquella maravilla y me enteré que le llamaban FÚTBOL. Seguí mirando y descubrí también a los hombrecitos MÁS coloridos de todos – por sus camisetas rojas de listas amarillas y shores azules y por un juego que, aún sin comprender, me enamoró.

Realmente el ’98 no me aclaró muchas cosas, aún era muy pequeña y por mucho que mi papá me explicó, no llegué a comprender lo que era un “fuera de juego” o “un tiro libre”.Pero la magia del fútbol me volvió a encontrar cuando tenía 14 años y cursaba el 8vo grado. Japón-Corea del Sur 2002 me sorprendió más madura y capaz de comprender el deporte que ha de acompañarme de por vida. Recuerdo que comenzaban por aquella época a implantar en Cuba las teleclases y muy convenientemente, teníamos un televisor en cada aula. No sé cuántos turnos de clases canjeamos para poder disfrutar los partidos y la excitación la calmábamos luego jugando fútbol adolescente en los pasillos de la escuela con naranjas agrias como balones. ¡Era algo ciertamente hermoso!

Mi padre emigraría a los Estados Unidos en septiembre de ese año, justo 2 meses luego del Mundial y recuerdo que pasé mucho tiempo debatiendo con él acerca de los juegos, las reglas y los futbolistas. Por aquella época el periódico Juventud Rebelde sacaba crónicas sobre el Mundial que yo recortaba y recolectaba, para futuras referencias, luego de leerlas ávidamente. Mi papá siempre fue un hincha argentino y las discusiones eran muy grandes porque él no entendía como yo podía preferir a España, siendo europeos, sobre cualquier equipo latino. No supe qué responderle, tanto el amor como el fútbol son impredecibles.

España jugaba bien en aquella oportunidad y pasó la fase de grupos como primera sin trabajo alguno, luego de vencer a sus tres rivales: Eslovenia (3-1), Paraguay (3-1) y Sudáfrica (3-2). Luego topamos contra Irlanda en octavos, empatando (1-1) y venciendo en penales (3-2). Justo después nos tocó la desdicha de ir contra Corea del Sur en cuartos, los anfitriones del Mundial. Los árbitros hicieron un papel deplorable y nos anularon el gol que hicimos y nos habría dado el pase a semifinales y la oportunidad de medirnos contra la GRANDE Alemania que quedaría segunda, finalmente. Esta infamia comenzó antes, en octavos, cuando también enmarañaron a Italia usando traquimañas parecidas y favoreciendo siempre a los coreanos.

Recuerdo que vi la final en casa de mi papá y él en ese momento ya prefería a Brasil ante Alemania, por su falso patriotismo latino americano. Yo preferí a Alemania por la admiración que sentía por Oliver Khan y la preferencia que comenzaba a desarrollar por el delantero Miroslav Klose, ambos destacados en este Mundial tan polémico. Los alemanes perdieron finalmente, tras dos goles que Ronaldo le encajó al ganador del Balón de Oro, primer guardameta que recibió este galardón en la historia de Copas Mundiales de fútbol, tras permitir solo 3 goles.

Llegó el verano del 2006 y Alemania nos trajo otra Copa Mundial de Fútbol que me encontró en un aula en el cuarto piso del Tecnológico Gervasio Cabrera Martínez, en el Cotorro. Esta vez ya yo sabía perfectamente qué era el fútbol y con 18 años, estaba más que segura de que España no me decepcionaría esta vez. Así comenzó todo y recuerdo que las discusiones en el aula eran olímpicas, no porque hubiera muchos adeptos al más universal de los deportes si no, porque todos disfrutaban verme defender lo que tan férreamente creía. Una de mis amigas por aquel entonces era fan de Inglaterra pero le daba igual cambiarse la casaca para cualquier selección con tal de mortificarme. Recuerdo que estaba en mi casa viendo conmigo y mi madre el partido en el que Francia nos sacó del Mundial y casi la saco a patadas y estuve días sin hablarle. Así de “agradable” me pone el fútbol.

Esperaba, secretamente, ganarle a Francia para luego topar con Brasil pues supongo que aquella derrota de Alemania en 2002 me dejó un rencor tan grande por los del jogo bonito que no he podido superar jamás. No tengo el dato pero creo que España y Brasil nunca se han batido en Copas Mundiales y de haberlo hecho, han de ser pocas pero me urge ver eso, me urge por una cuestión de aversión personal, jajajaja! Si admito que me quedó el sabor agridulce de la venganza cuando Francia los echó también del torneo 😀

En 2008 descubrí la Eurocopa y aunque no la seguí en su totalidad, si estuve pendiente el día de la final. Estábamos en casa de Maday (brasileña) mi novio (italiano), mi mejor amigo (argentino) y yo, que discutía una final contra Alemania, mi segundo gran amor. La luz se fue pues se acercaba una tormenta y en casa de Maday está terminantemente prohibido encender el televisor si truena, así que tuvimos que escuchar el partido entre cortes de corriente e interferencias por un radiecito decrépito que tenía mi mejor amiga. De más está decirles que tuvieron que aguantarme por días, semanas festejando mi primer triunfo y en ese momento supe que España comenzaba a escribir su historia.

El Mundial Sudáfrica 2010 me agarró en Miami junto a mi marido y en condiciones de vida difíciles. Ese fue un año de muchas tristezas y sinsabores pero durante un mes fui feliz. Recuerdo que pasé casi un mes enferma con reforzamiento en los pulmones, estuve ingresada con problemas de los riñones, comenzaron los problemas con mi papá, me quedé sin trabajo; realmente fue un tiempo muy malo pero entre reposo, fútbol y mente positiva, rebasé todo y me quedaron muchas alegrías que me regaló el fútbol.

España llegó esta vez como la favorita indiscutible por su desempeño en los últimos dos años y su reciente título como Campeona Europea. Ese primer partido contra Suiza, perdido 1-0 me golpeó la cara como una bofetada, casi despertándome del sueño que había vivido desde la Euro del 2008. Pero como cuando perdían en octavos, no perdí la fe y presencié una maravilla tras otra. Nos vi ganar a Honduras (2-0) y a Chile (2-1), pasando como primeros del Grupo H. Luego derrotamos por la mínima (1-0) a los siguientes rivales: Portugal en octavos de final, Paraguay en cuartos, Alemania en semifinales y, finalmente, a Holanda en la Final. Así España se coronó Campeona Mundial y mi fe en La Roja recibió su premio por no cejar nunca, por ser leal y por quererlos desde que no eran nadie.

Y bueno, la historia de esta Euro ya la conocen. Ya todos saben lo que ha logrado España y la alegría que me impulsa a escribir esto hoy. Ya saben que poco a poco se han ido metiendo en el grupo de los grandes y aunque aún les falte mucho camino por recorrer, ya nadie puede decir que España no es el MEJOR DEL MUNDO. Ya yo soy una mujer y sigo viendo fútbol solo una vez cada 2 años porque mi amor es tan grande que llega a ser enfermizo y no quiero que me de un infarto porque quiero seguir viendo lo que nos regala la Madre Patria, para en 40 años poder decir: “Yo amo a España desde que eran 11 pendejos coloridos correteando tras un balón y mira ahora que grandes son”.