Archivo de la etiqueta: Escenas

Un mar de hombres para mí…

Fingers Cave
Sutil llama arde en tu corazón,
y aniquilas con el roce de otro cuerpos,
inertes portadores de infortunios.
No prolongues tu naufragio en mudas bocas;
unge tu alma con la savia de tu sangre.
Es el ave y no medusa tu amuleto.

Cecila Solis

Anoche tuve un sueño. Soñé que caminaba entre hombres. Había hombres altos, delgados, atléticos. Había hombres blancos, hombres morenos, hombres azules. Algunos tenía la piel blanca y perfecta, como de cera. Otros tenían labios rojos, como las mujeres. Había par de ellos con ojos grises como gatos y mirada indescifrable. Abundaban los ojos marrones y las cejas tupidas. No faltaban los que tenían el cabello como el trigo o las zanahorias.

Eran cientos y yo deambulaba entre todos ellos. Me escondía detrás de este, correteaba frente a aquel, le susurraba algo al oído a algún otro. Todos me seguían con la mirada, todos, con sus pupilas dilatadas. Y todos eran diferentes pero iguales. Ninguno llevaba ropa. Yo tampoco.

Y era como si yo fuera la maestra de ceremonias de una orquesta perfecta. Yo levantaba las manos y ondeaba el pelo y ellos me seguían con sus falos. Sus instrumentos todos apuntaban a mis senos, a mis nalgas, a mi pubis. Y yo daba volteretas, bailaba al compás de la melodía que tejían sus jadeos. Y todos, ellos, yo, sudábamos. Y yo reía, reía a carcajadas, como loca, mientras ellos me comían toda…


Desnuda…

img_1819
Puedes venir desnuda a mi fiesta de amor. Yo te vestiré de caricias.

Hexaedro Rosa V – Ruben Martinez Villena

Leer entradas anteriores

III

Dolores atrajo hacia sí a Richard, que hasta ese momento había estado arrodillado a sus pies besando sus manos, y le susurró algo al oído, para luego besarlo en la mejilla. Richard se arrodilló de nuevo, muy sonrojado y, metiendo sus manos hábiles por debajo del vestido escarlata, comenzó a quitarle los botines. George se quitó la chaqueta y el chaleco y siguió besando el cuello y los hombros de dolores mientras ella sonreía y gemía de a ratos. Richard la desembarazó de las medias y comenzó a besar sus pies desnudos, centímetro a centímetro.

Alex apretó la copa de vino con fuerza y apretó los dientes, respirando profundo, pero no se movió del lugar desde donde observaba. Dolores clavó sus ojos negros en los de él mientras George comenzaba a desatar los botones a la espalda de su vestido. Richard seguía besándola toda: los dedos delicados, el empeine, los tobillos, las pantorrillas esbeltas.

George volvió a tomar la iniciativa y la ayudó a levantarse, ofreciéndole su mano. Richard se levantó también y se quedó en mangas de camisa. Dolores estaba ahora de pie, de frente a George que la besó en los labios. Richard siguió desnudándola, pieza por pieza. Primero el vestido rojo, luego el corsé de seda y finalmente el camizón. En este punto, Dolores los detuvo a ambos y caminó hasta Alex, que seguía observando y bebiendo vino. Se detuvo frente a él y con un movimiento preciso aunque delicado, desató las enaguas que cayeron por sus piernas hasta el piso, quedando completamente desnuda delante del hermano mayor.

Alex mantuvo sus ojos en los de ella y sonrió con un poco de amargura. Puso la copa de vino en la cómoda, buscó la mano de Dolores sin bajar la vista y le depositó un beso suave. Al mismo tiempo, ponía la mano en su bolsillo y sacaba un pañuelo de seda. Con un pase rápido la hizo darse la vuelta y le puso el pañuelo en los ojos y se lo amarró en la nuca. Sin hacer pausa la tomó por la espalda y debajo de los muslos y la levantó en vilo. Dolores sintió que se movía en el aire y dejó escapar un gritico. Por un momento perdió el control de la situación y luchó pero el abrazo de Alex era demasiado firme como para poder desembarazarse.

– Tranquila, Lola. No va a pasaros nada que no queráis. ¿Confiáis en mí? – Alex le susurró al oído y le besó el pelo. Ella se abrazó a su cuello y se dejó llevar.

Alex la depositó en el lecho blanco, con delicadeza. Dolores intentó destaparse los ojos pero Alex se lo prohibió con su mano. La atrajo hacia sí y situó las manos delicadas de la mujer en su solapa, indicándole, instintivamente, que comenzara a desvestirlo. Dolores no titubeó. Su esposo era un ángel, como ella les había confesado, pero no les dijo que en materias de sexo era muy conservador. En 3 años de matrimonio, nunca se vieron desnudos. Lo más audaz que pudo hacer fue desvestirlo en total oscuridad, palpando cada parte de su cuerpo. Ella nunca había estado desnuda en presencia de ningún hombre hasta ese momento.

Alex se dedicó a contemplar el cuerpo desnudo de la mujer mientras ella quitaba cada pieza con habilidad y destreza. Tenía el cabello abundante y frondoso y olía a frutas. Su cuello era delicado y desembocaba en los brazos delicados y femeninos. Su cintura era estrecha y sus caderas amplias, los muslos torneados, las nalgas redondas. Sus senos eran perfectos. Se detuvo un poco en las aureolas trigueñas y memorizó la curva provocativa del pezón a la costilla. No pudo resistir rozarla con el dedo. Ella se sobresaltó, no lo esperaba. Se mordió el labio y prosiguió abriendo los botones de la blanca camisa.

El ombligo marcaba el comienzo de su área más privada y justo allí comenzaba un surco de vellos delicados que bajaban y se perdían en el monte de venus negro, tupido y suave, donde se formaba un triángulo perfecto, divino. Era una mujer exquisita de pies a cabeza.

… continuará.


Provocar lo prohibido…

Cuerpo de mujer mía, persistiré en tu gracia. 
Mi sed, mi ansia sin límite, mi camino indeciso! 
Oscuros cauces donde la sed eterna sigue, 
y la fatiga sigue, y el dolor infinito.

Poema 1 – Pablo Neruda

Cuando la conoció le pareció una mujercita normal, medio aniñada, nada del otro mundo. Su hermano le había comentado lo muy enamorado que estaba y lo inteligente que era ella. No habían hablado mucho. Él solo estaba parando en la casa de ellos por una temporada, luego de su divorcio había quedado mal parado y tenía que arreglar algunas cosas antes de irse a vivir solo nuevamente.

Ella lo acogió como si fuera su hermano propio de hecho, lo mimaba bastante. Cocinaba lo que le gustaba, le llevaba el desayuno a la cama, le tenía siempre la ropa limpia y planchada. Su hermano llegó incluso a decirle en broma que le estaba robando la mujer. Todos rieron a carcajadas. Nada cambió, ¿o si?

Una noche llegó del trabajo y la casa estaba desierta, o eso pensó él. Se sirvió una copa de vino y se sentó a ver la televisión por un rato. Bebió varias, hasta que se mareó un poco y se dispuso a ir a la cama. Se sentía nostálgico, extrañaba a su mujer. Odiaba a la muy puta pero igual la extrañaba. Tenía deseos de agarrarla del pelo y cogerla de pie contra una pared como a la zorra que era.

Tal vez fue el vino o sus pensamientos que se hicieron muy reales pero sintió un sonido, una sonrisa, un gemido. Se exaltó un poco. Para él, la casa estaba vacía. Caminó por el pasillo que daba a su cuarto y vio la puerta del final entreabierta. Una tenue luz de velas alumbraba en el fondo.

Estando cuerdo jamás habría entrado en el cuarto de su hermano pero estaba medio borracho y realmente aún no sabe por qué lo hizo. Sigilosamente abrió la puerta, sin ruido. Caminó de puntillas y vio que no había nadie. La luz venía del baño. Escuchó gorgoteos y chapoleteos de agua. En ese momento fue consciente de que su cuñada estaba en casa, probablemente dándose un baño en la tina.

Se detuvo y dudó por un momento. ¿Qué estaba haciendo? Aquella era la mujer de su hermano. ¿Qué buscaba encontrar si se asomaba a la puerta del baño? Dio un paso atrás y otro. Al tercer paso ella gimió, más alto, más lento, más provocativamente. Él volvió a acercarse.

El baño solamente estaba iluminado por dos o tres velas puestas en la bañera. Su ropa estaba regada por el suelo, la tanga blanca justo al lado, evidencia lo último que se quitó antes de entrar al agua.

Y allí yacía ella, desnuda como diosa del amor. El pelo suelto y mojado le chorreaba por la frente sudada y los hombros. El agua no tenía espuma y le daba por la cintura. Sus senos redondos y erguidos se notaban recios, erectos y temblorosos. Una pierna musculosa y contraída caía por el lado de la bañera y sus dos manos se perdían entre sus muslos. Se acariciaba el sexo y convulsionaba de placer ante sus ojos atónitos.

Las mujeres son muy cabronas para dejarse ver mientras se masturban. A su esposa nunca la había visto, a pesar de haber convivido juntos por años.

Se dedicó a vacilar la escena, degustando cada movimiento de sus caderas, cada contracción de sus brazos al meterse sabe dios cuántos dedos en su maldita vagina de reina. Disfrutó de su boca, entreabierta por ratos y cerrada con fuerza a veces. Su lengua roja y brillante humectando los labios carnosos, pecadores, prohibidos.

La respiración se le hizo convulsa, nerviosa, trabajosa y llegó al orgasmo con un adorable desorden de agua y cabellos y sudor por doquier. Las mejillas se le tornaron rojas y esbozó una sonrisa de hembra complacida que hacía mucho tiempo que no veía. Echó la cabeza hacia atrás, se mesó las tetas y metió la pierna en el agua, suspirando y recuperando el aliento.

Él estaba mudo, detenido en el tiempo, envuelto en el aroma de las sales y el perfume de ella que manaba, salvaje por la habitación. Sentía su erección formidable apretada en el pantalón y la cabeza aún le daba un poco de vueltas por el vino.

Quería ir hacia ella, levantarla de los brazos, estrechar su cuerpo perfecto y mojado contra su miembro duro, dolorido y frotarse contra ella hasta explotar de placer y llenarla de su semen caliente. Quería besarle esos labios de putica y mordérselos hasta oírla lloriquear de dolor y placer. Sintió una necesidad imperiosa, instintiva y animal de reproducirse con aquella bestia hermosa que yacía a unos escasos metros de él y su gran deseo de follarla. Gruñó.

Al volver de sus ensoñaciones, los ojos negros y penetrantes de ella estaban clavados en él, no con miedo ni con susto, no con pudor. Lo miraba con un descaro impertinente, morboso. Su boca no decía nada pero sus ojos sonreían con saña. Él se sobresaltó, dio la vuelta en el lugar y salió corriendo para encerrarse en su cuarto.

Entró en el cuarto y cerró la puerta detrás de si. Maldijo, se sintió estúpido. No era como si lo persiguiera un demonio y pudiera esconderse debajo de la cama. La puerta la protegía a ella de él y sus ganas de poseerla. ¿¡Pero qué mierda estaba pensando!? Esa era la mujer de su hermano, lo había visto espiándola como un sucio criminal mientras ella… mientras se masturbaba de la forma más deliciosa que había visto en su vida. ¡Concéntrate, carajo! ¡¿Qué has hecho?!

Se mesó los cabellos como loco. Caminó de un lado al otro de la habitación por un rato, cavilando si era pertinente ir a disculparse. Podría inventarle una historia, decirle que sintió un ruido y entró por error. Podía decirle que no vio nada, pedir perdón. Pero ella lo vio, lo miró con aquellos ojos de gata. No sabía quién acechaba a quien. ¡Qué mujercita, mierda, mierda!

Se quitó la ropa y entró a la ducha. Abrió el agua, fría. Gritó al contacto helado. Aún conservaba la erección. Le dolían el cerebro y el pene. Le dolía la moral. Qué iría a pensar ella. Seguro estaba asqueada. Se sentía despreciables, bajo. El vino, seguro que fue el vino. Y claro, el tiempo que hacía que había tenido sexo por última vez. Fue con su ex mujer y fue una porquería. Fue lo mismo de siempre.

La despertó en medio de la noche, ella gruñó. Él se mojó el glande con saliva y la invistió sin aviso, sin pasión. Fue simplemente un polvo de desesperación para soltar un poco de leche y nada más. Ella no se movió, no protestó siquiera. Al terminar se echó bocabajo, se tapó la cabeza con las sabanas y lo ignoró como a un perro. Él se quedó más vacío que antes de hacerlo y sintió asco de su propia vida. A la semana estaban divorciándose.

Luego de aquello no había tenido sesos para seducir a ninguna mujer. Había salido a bares con compañeros del trabajo pero era como si sus años de matrimonio mal llevado le hubieran roto la capacidad de socializar con mujeres. No había logrado pasar de comprarle un trago a alguna chica que no le decía que no por lástima. Se lo veía en los ojos a todas. Tenía 39 años, estaba recién divorciado, no tenía hijos, casa, ni siquiera un perro y no sabía ligar. No podía estar más jodido.

Y entonces aparecía este súcubo maldito con sus piernas abiertas y su vagina llena de dedos y se le había volcado el mundo en un instante. Pero bueno, la vas a culpar ahora. Tampoco es que te llamó para que la vieras tocarse. Tú entraste en su cuarto a espiarla, borracho de mierda. Pero ella sabe que la viste y no tuvo la decencia de taparse al menos. Es como si hubiera disfrutado que la miraras. Es como si te estuviera llamando con los ojos. Como si deseara que la hicieras tuya allí, en la bañera. Te desea…

El agua seguía congelada pero su erección no se iba. Se sintió abochornado cuando decidió masturbarse pensando en la mujer de su hermano. Se apoyó en la pared con un brazo, recostó la cabeza y se llenó la mano de saliva. Se frotó el glande con firmeza, mientras intentaba pensar en cualquier sex symbol de revista. Se apretó con más fuerza y en su mente aparecieron los pezones turgentes de ella. Se le llenó la boca de saliva al imaginar el sabor de sus tetas. Moras salvajes y chocolate negro. Se mojó más la mano y arremetió con fuerza.

Se estuvo masturbando por lo que parecieron horas bajo el agua fría. Se arrodilló y cerró los ojos, imaginándosela en todas las posiciones. Rememoró su aroma caribeño y maldito. La asió de las crines en su fantasía y la cabalgó con furia hasta que ya no pudo más y eyaculó. No tuvo un orgasmo. Es como si dios lo castigara por ser tan vil. Se quedó sin fuerzas pero con más ganas que antes de tocarse.

Se acostó llorando.


Lenguaje de adultos…

tumblr_ls9t43vxj71qajemdo1_500

Tú sabes que tienes veneno entre las piernas
Y estas loca por hacerme mierda
Estas loca por hacerme comer hierba

 Se vale to-to – Calle 13

No me digas más “mi amor” ni me beses en la frente. No me tomes de la mano ni me hables con dulzura. Quítate el disfraz de caballero y ensucia la armadura. Cambia tu lenguaje rosa por una jerga diferente.

Hoy te quiero bellaco, perro, duro. Hoy tu me amasas las tetas y me muerdes el culo.

 

Esta noche hay que comerme cruda, en escabeche. Adobarme con limón, de adentro para afuera. Cuando acabes el banquete de carne de primera vas a chuparte los dedos y pedirme leche.

Las nalgas se me tensan y el vientre me palpita. Hoy me pintas los muslos de color azul mordida.

 

Hoy decimos cuchinadas. Hoy te cojo arrinconado. Va a ver nalgas moreteadas y peladuras internas. Hoy tú te descargas como un buque entre mis piernas y te vienes como maremoto en mi golfo salado.

Cuando termine contigo no vas a querer ponerte la corbata ni hacerte la raya al medio.

 


El lugar oscuro…

20140527-110303-39783155.jpg
Anoche me acosté con un hombre y su sombra.
Anoche – Carilda Oliver Labra

Me siento lista, estoy lista. Ese lugar oscuro me reclama. Quiero irme allí donde me tocas y se me eriza la piel que estaba adormecida. El lugar oscuro me llama y me preparo para no ver. Allí todo se manifiesta en sonidos, caricias y aromas. Al lugar oscuro voy ciega pues no hay nada que ver, sólo se siente.

En medio de esa oscuridad tus labios sólo existen en los míos y si dejas de besarme se tornan nada. En ese lugar oscuro todo huele a ti y a mi y todo suena a nuestras risas que rebotan en las paredes acolchadas. En el negro de ese abismo somos tu y yo y nuestros roces y sólo existe nuestra unión.

Estoy ansiosa por abrir las puertas y que la luz se consuma y quedar ciega por fin. Ya los ojos no nos harán falta. Solo las manos, los dedos y la carne serán protagonistas de una fiesta en medio de la nada. Tu voz hará de lazarillo para mis oídos y te encontraré con la boca abierta en flor para tragarte… como la oscuridad nos traga.

La luz no es necesaria. Cuando los sentidos andan alertas y voraces con sólo dos cuerpos basta.


La insoportable levedad del ser…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El hombre nunca puede saber qué debe querer, porque vive sólo una vida y no tiene modo de compararla con sus vidas precedentes ni enmendarla en sus vidas posteriores.

Milan Kundera

Se fumó el último cigarrillo antes de subir al bus que lo llevaría a su casa, luego de una larga jornada de trabajo. Se sentó en el último asiento de la derecha, junto a la ventana. Tenía sueño, estaba cansado. No había dormido nada pensando en su humillación de aquella madrugada.

Hacía más de un año que quería follársela pero el tiempo, la distancia y el karma de casanova sin remedio se la ponían difícil. Era un admirador semi-secreto de su trabajo y no se perdía nada de lo que ella hacía. El invierno no era tan helado cuando ella aparecía pero las últimas nieves no habían sido disipadas con su cálido toque esta vez. Debía admitirlo: la extrañaba. Llevaba días pensándola cuando de pronto le entró un mensaje.

“Te espero”, decía. O algo así. Se puso tan frenético que trastocó la hora y el lugar y solo porque ella era un poco bruja y le dejó algunos hilos tendidos logró llegarle a tiempo, con santo y seña incluidos y finalmente coincidieron en espacio y tiempo. Era tarde y a la mañana siguiente trabajaba temprano pero su espíritu exaltado y su ego de viejo cazador le decían que aquella moza de morros rojos no iba a sacarle un susto a él; no aquella noche de aullarle a la luna.

Sin mucho preámbulo ni parafernalia fetichista se le descubrió diosa y señora, azucarada y aguda, como siempre, solo cubierta con unas bragas de rayas jorobadas. Los pezones del color de las moras salvajes, erectos, desafiantes y acusadores, redonditos y tiernos, tan nuevos le dolieron en las pupilas. La melena se le escurría, irreverente y coqueta por los hombros de canela. Los labios entreabiertos le susurraron “tócate” al oído con un vaho dulzón de cerezas que le llegó al alma, lo zarandeó, lo subió a la azotea y lo arrastró por el suelo, a sus pies.

Él se despojó de sus prendas sin dejar de mirarla. ¿Cómo hacerlo? Era como una aparición, un jeroglífico, un volcán en erupción manando delante de sus ojos y el aire era tan denso que no podía respirar sin doblarse. Se sentó a la orilla de la cama y ella se acostó a su lado. Él se escupió la palma de la diestra y se acarició el miembro. Ella subió un brazo por encima de la cabeza y el seno se tensó, redondeándose más. La otra mano llevó un dedo a su boca mientras le guiñaba un ojo. Él intentó agarrarle la pierna con la mano desocupada pero ella la separó, abriéndose como un compás y cerrándolas de nuevo. “A mí no”. Él musitó un “puta” entre dientes y ella gimió.

No podía creer que tuviera a aquella princesa persa, a aquel ángel caído al alcance de un cuerpo y que estuviera pajeándose, tristemente y a sus órdenes pero no pudo detenerse. “Al menos quítate las bragas”, suplicó. Ella dijo no con el dedo ensalivado que sacó de su boca y echó la cabeza hacia atrás, riendo. Los ojos de él se clavaron en el hoyo de su cuello y quiso follarla por allí mismo, entre sus huesudas clavículas, sin piedad. Se mordió los labios y sin moverse de su mustia esquina de la cama sintió el calor de la piel felina en la punta de su glande hinchado. Y así siguió, sobando su pene por cada parte del cuerpo vibrante que se le resistía a pataditas, lubricado con sus propios fluidos seminales que manaban; agonizante.

“Tienes 5 minutos para venirte”, le ordenó la Afrodita de hielo ardiente al otro lado del colchón. “No soy de los que se dejan dar órdenes”, dijo él deteniéndose. “No podemos parar el tiempo ahora y te quiero líquido”, suavizó ella pero sin dejar de presionarle el muslo con los dedos de su pie, la única parte de su cuerpo a la que le daba un mínimo acceso. “Ayúdame”, volvió a suplicar él con ojos de condenado a muerte. Ella le reviró los ojos y le dio una mueca de desdén que le latió en el escroto pero reanudó el masaje. Ya era demasiado tarde para retirarse, ya estaba diluido y las sábanas se manchaban de su sudor vejado.

“Imagina que mi ombligo es mi coño y que te dejo lamerme toda”, dijo ella trayendo sus dedos empapados hasta el vientre. Comenzó a acariciar los bordes y a respirar entrecortadamente. Él se clavó en su bósforo abrupto y bordeado de vellitos erizados con ojos y falo. Se apretó más fuerte y se rastrilló con demencia. Ella siguió masturbando su ombligo con dos dedos y el meneo de sus nalgas en el colchón lo terminó de volver loco de deseos y al primer gemido de ella se le abalanzó al cuello, sin dejar de tocarse. La agarró a mordidas y chupetes y le atrapó la boca, besándole hasta el apellido. Ella lo asió de los hombros y lo apartó suavemente pero con suficiente firmeza como para hacerlo retroceder. “Báñame con tu lluvia de hijos”, le dijo e hincó los codos en la cama, flexionando el abdomen para dejar un camino directo desde el cuello hasta el vientre.

Y no pudo más, se le escapó la vida en dos o tres gatillazos convulsos y rápidos. El primer chorro de semen le bañó el cuello y las tetas. Rasgó su garganta un aullido de lobo estepario y se llevó el prepucio completamente hacia atrás para recoger las últimas gotas acumuladas en la uretra y, aún temblando, dejó caer lo que le quedaba de hombre justo encima del obligo. Se dejó caer, demoledoramente vencido. La gravedad hizo el resto. El ombligo se llenó del semen acuoso y blanquecino.

Ella soltó una carcajada de placer, de placer triunfal. Él la odió más que nunca.

Se bajó del bus y encendió otro cigarrillo. 15 minutos de viaje le habían parecido eternos. Estaba rabioso y marcó el número en el móvil. Del otro lado una voz conocida le dijo que si y en 4 zancadas subió las escaleras, abrió la puerta de un empujón, le arrancó la bata de dormir a aquella mujer de matar calenturas ajenas y la atrincheró contra la espalda del sofá, en un polvo malagradecido y urgente que lo dejó más jodido que antes.

Y se fue, con su rabo de perro viejo entre las piernas, sabiéndose derrotado por un ombligo y aún preguntándose cuál sería el sabor del coño de un súcubo.

Nunca lo sabría.


Dibujo de desnudez…

 Puedes venir desnuda a mi fiesta de amor. Yo te vestiré de caricias.
Hexaedro Rosa V – Rubén Martínez Villena

El arte de tocar…

La piel tersa y sudada, la carne firme, desafiante. El dedo que recorre centímetro a centímetro. Los vellos que se erizan al contacto. El camino…

Mano, brazo, hombro… una pequeña pausa en la clavícula. Luego el esternón, sintiendo cada hueso bajo el sudor. La curvatura, el pezón… temblor… sonrisa. Sigue el abdomen contraído, tropieza y cae en el ombligo… más risas. La pelvis húmeda, la unión entre el pubis y la pierna… el muslo musculoso, la rodilla, la pierna, el tobillo, el empeine.

Ella gira y los dedos siguen por la planta del pie… una patada es el reflejo. Oops! La pantorrila, el huequito detrás de la rodilla, el dorso del muslo… la unión del muslo y el glúteo  Suspiro. La nalga regia… pausa entre ambas, pausa en los hoyuelos. Tamborileo en la región lumbar, subiendo por la espina. Leve masaje en la escápula, presión en la nuca… dedos entre sus cabellos…

Gemido…


Hangover…

Julio 25, 2012.

Mientras estuve ausente…

Ayer (Julio 24) fue el cumpleaños de uno de los pocos amigos que tenemos de este lado del charco. Mi marido tuvo que trabajar hasta las 10:30 pero yo no así que me fui con mi amigo, su esposa, la tía que cumple años hoy y el cuñado a The knife, un restaurante argentino, tipo buffet, de carnes. La pasamos muy bien, entre comida y risas. Su esposa se va el día 31 para Cuba por 17 días y estaban tomando videos y haciendo fotos para llevarle a su familia.

No sé si saben que yo no bebo mucho. Hace unos años era una completa abstemia pero al llegar a este país comencé a educarme – muy levemente – en el arte de beber. Me gusta la margarita pero con 2 me estoy riendo una noche entera, jajaja! Ayer me tomé dos jarras de cerveza y 4 o 5 copas de vino tinto, que me pusieron mareadita y sensible.

Evidentemente no me emborraché, jamás me he emborrachado en mi vida, en primera porque no suelo beber y en segunda, porque las veces que lo he hecho nunca paso del mareito y la risa – o el llanto en este caso. Me metí al baño y simplemente comencé a llorar y lloré mucho pero no hasta calmar todas las ganas. No quería que nadie supiera que lloraba pues celebrábamos un acontecimiento feliz.

Supongo que el ambiente festivo, el viaje de mi amiga, estar sin mi tuti y el pensar en mi familia y todas esas cosas me hicieron flaquear. Terminé llorando nuevamente en los brazos de Alicia – la esposa de mi amigo y mi amiga -, mientras ella intentaba consolarme. Pensaban que estaba borracha y me atrevo a asegurar que el cuero que me espera además de las bromas, no serán fáciles.

Siempre he sentido aversión por la bebida o mejor dicho, por sus efectos. Crecí con un padre alcohólico, entre tíos, primos y un abuelo alcohólico. Eso me creó un trauma y siendo pequeña culpaba a la bebida, cuando realmente solo es culpable el consumidor. Por muchos años reusé beberme un trago de alcohol pero poco a poco crecí y aprendí a compartir, solo bebiendo lo necesario y cuando realmente lo deseo.

Pocas veces he bebido pero siempre recuerdo que me da por reírme. Esta vez me dio por llorar y por llorar mucho, con mucho dolor. Supongo que el alcohol aflora los sentimientos y estados de ánimo y al uno estar triste, eso es lo que refleja.

Al acostarme en casa mi marido comenzó a preguntarme por qué había llorado pero yo no quería hablar del tema. Apelé al sueño y lo dejé para irme con Morfeo. Sé que se molestó porque no entiende que a veces la mejor cura es el silencio, el olvido, no el hablar sobre lo que duele.

Y los dejo con dos fragmentos de mi libro preferido pues el otro día se lo presté a un amigo y le dije que era increíble que en un libro tan pequeñito hubiera tantas cosas, que siempre uno se encuentra algo referente a la propia vida. Espero les guste…

***

El siguiente planeta estaba habitado por un bebedor. Esa visita fue muy corta, pero hundió al principito en una gran melancolía:

 – ¿Qué haces ahí? – le dijo al bebedor, que encontró instalado en silencio ante una colección de botellas vacías  una colección de botellas llenas.

– Bebo – respondió el bebedor, con aire lúgubre.

– ¿Por qué bebes? – le preguntó el principito.

– Para olvidar – respondió el bebedor.

– ¿Para olvidar qué? – inquirió el principito, que ya lo compadecía.

– Para olvidar que tengo vergüenza – confesó el bebedor, bajando la cabeza.

– ¿Vergüenza de qué? – se informó el principito, que deseaba socorrerlo.

– ¡Vergüenza de beber! – concluyó el bebedor que se encerró definitivamente en el silencio.

Y el principito se fue, perplejo.

Los adultos son decididamente muy pero muy extraños, se decía a si mismo durante el viaje.

***

No pudo decir nada más. Estalló bruscamente en sollozos, Había caído la noche. Yo había soltado mis herramientas. Bien me burlaba de mi martillo, de mi bulón, de la sed y de la muerte. ¡Había en una estrella, un planeta, el mío, la Tierra, un principito para consolar! Lo tomé entre mis brazos y lo mecí. Le decía: “La flor que amas no está en peligro… Dibujaré un bozal para tu cordero… Te dibujaré una coraza para tu flor… Te…” No sabía cómo alcanzarlo, dónde encontrarlo… Es tan misterioso el país de las lágrimas.