Archivo mensual: diciembre 2013

Tengo ganas…

20131219-100710.jpg
Que en la posición aquella
de la siesta en los ardores,
tan voluptuosa y tan bella
brillaba como una estrella
entre hojas, yerbas y flores.

Luisa Pérez de Zambrana

Tengo tantas ganas.

Quiero que me veas toda, que me toques toda, que me comas toda. Tengo ganas de revolverte el pelo y de morderte la boca. Tengo ganas de romperme contra tu boca, contra tus manos.

Tengo ganas de arrancarte el sudor con mis carnes. Tengo ganas de correrte sin clemencia como a un semental. Tengo ganas de dejarte las uñas y dientes marcados en los muslos. Tengo ganas de cegarme de pasión y oler a semen y a coño.

Tengo ganas de que me explores a dedos y lengua. Tengo ganas de que me enciendas las entrañas y me llenes de fuego el interior. Tengo ganas de convertirme en tu cierva, amante, ramera, hasta esclava.

Tengo ganas de rogar de rodillas por un beso ensalivado. Tengo ganas de ser asida por las crines. Tengo ganas de ser mancillada, forzada a quererte completo en mi. Tengo ganas de destruirnos completos y que no importé nada. Tengo ganas de, por momento, ser mujer.

Anuncios

Living la vida…

IMG_1447

El secreto de la felicidad no es hacer siempre lo que se quiere sino querer siempre lo que se hace.

León Tolstoi

Aunque aún no se acaba el año, no sé si con mi estado de ánimo cambiante y mi recurrente vagancia para escribir, vaya a tener deseos o tiempo otro día para decirles esto. Este ha sido un buen año.

En Marzo me ascendieron en el trabajo y les aseguro que me gusta lo que hago y la nueva posición de me da muy bien. En Octubre recibí un segundo aumento, que me dieron para asegurar que no me fuera a otro departamento. Si meditamos eso, laboralmente no me va muy mal 🙂

Además, pasé mi 25 cumpleaños con mi familia en Cuba, poniendo fin a la cadena de 4 años de cumpleaños sin ellos. Estuve allá solo cuatro días y no pude ver a mi camarero, a Maday o a Kike pero tuve a Karasu todo el tiempo conmigo y a otros amigos que, siempre fieles, no dejaron de ir a verme aunque fuera un ratico. Mar y Rafa me plantaron pero les creo cuando me dicen que estarán ahí la próxima vez.

En Julio fui a ver al Cirque du Soleil que vino a mi ciudad y fue un espectáculo increíble aunque todo lo vi de lejos. Pero miren si soy afortunada que, luego en Noviembre fui yo a verlos a ellos a uno de sus espectáculos fijos en Orlando y esta vez si tuve un show en primera – de hecho segunda – fila y me lo disfruté desde la piel hasta los huesos. No por gusto dicen que son el mejor circo del mundo.

En Septiembre fui dos conciertos. El primero del genial Polito Ibañez, para refrescarme el sabor de mi Cuba. El segundo de la Diva Sarah Brightman, para recordarme mi gusto musical de siempre. Me sentí increíblemente bien. Cante, lloré, viví y fue fantástico.

En Octubre me fui de vacaciones por primera vez en mi vida. Me pasé cuatro días en Orlando. Fui a Sea World y me traje una perla blanca bellísima. Tuve mi segunda probada de Halloween y esta vez si fue a lo grande pues me viví el Halloween Horror Nights y con tremendo gusto. Me monté en montañas rusas de verdad, en rides 3D y en rides de agua en los parques de diversiones Universal Orlando y Islands of Adventures. Las vacaciones fueron increíbles, lo único malo es volver de ellas, de nuevo al trabajo cuando te has sentido rey por unos días.

Este año también he ido mucho al cine y he visto muy buenos filmes pero los mejores pienso verlos el 25 de Diciembre. Ese día es feriado y por primera vez cae el día antes de mis dos libres así que me lo pasaré en el cine. Tengo pensado ver tres estrenos que he estado esperando el año entero.

También retomé la lectura. Mi hermana me recomendó Canción de Fuego y Hielo y ya terminé Juego de Tronos y la segunda entrega, Choque de Reyes la tengo temblando y estoy segura de que la acabo antes del fin de año. Me compré también El Principito pero solo me atrevo a hojearlo.

Tuvimos en Noviembre nuestra primera cena de Thanksgiving en casa. Freímos un pavo y todo. Mi tuti se compró un PS3 por fin en Viernes Negro y estamos jugando un juego horroroso, lleno de bichos que me dan miedo pero es entretenido también. Pusimos por fin nuestro primer arbolito; uno de verdad y hoy fuimos a comprar los regalos para nuestros amigos.

Creo que si, que ha sido un muy buen año pero lo mejor de todo es que augura uno mejor. El año que viene se me antoja con grandes planes, planes que no les contaré ahora pues espero volver el último día del año para contárselos.

Si, este año si puedo decir que he comenzado a vivir la vida, el sueño americano a la cubana y así es como lo quiero vivir.


Trotamundos…

barda

La libertad y la simple belleza son demasiado buenas para dejarlas pasar.

Christopher McCandless

Yo soy una mujer de familia que quiere tener hijos, una familia grande y bulliciosa, una casa amplia y cálida y vivir una vida larga rodeada de la gente a la que amo, de eso no hay dudas pero a veces la otra mujer que habita dentro de mi se queja y se revuelve en mi interior, pidiendo un poco de aventura.

Si no le debiera amor, cuidado y sobre todo, mi presencia a la gente que me quiere y necesita, si tuviera un poquito más de valor y un poquito menos de miedo, si las circunstancias fueran diferentes, si los hechos fueran otros, si tantas cosas fueran distintas podría darme el lujo de complacer a esa otra que me insta a fugarme al mundo de afuera, al de verdad, al que a veces sueño con vivir.

Podría irme a recorrer el mundo, viviendo del sudor de mis manos, viviendo al día con lo que pudiera conseguir. Me iría de misionera a África, a alimentar niños hambrientos. Podría irme a correr por la Muralla China o a coleccionar arena de todos los desiertos del mundo. Me gustaría aprender en villas escondidas en el fin del mundo las artes milenarias que los pueblos se han transmitidos de generación en generación. Me encantaría aprender a cultivar y cosechar arroz o trigo, a hacer arcos y flechas con mis propias manos, a escalar montañas o a lanzar cuchillos en un circo.

Sería feliz amasando harina para hacer las mejores pastas del mundo en Italia o buscando a Nessi con un catalejo desde una cabaña a la orilla del Lock Ness. Podría desenterrar tesoros o cantar al compás de las guitarras de algunos gitanos. Quisiera beber licores hechos en casa por manos arrugadas y probar comidas insólitas y exóticas hasta que conociera cada sabor.

De veras, sería muy feliz y al menos tendría mucho sobre lo que escribir y contarle a la otra parte del mundo, a mi parte del mundo, a los que no conocemos nada más allá de lo que otros más atrevidos nos cuentan.

Pero soy feliz soñando y esperando, soy feliz leyendo e imaginando y esa que me susurra de vez en cuando no es la que lleva las riendas, no es la que está viviendo. La que está viviendo soy yo y también soy feliz.